Entrevista: DANIEL HUARTE-MENDICOA

"Me pongo mini retos para poder disfrutar, entrenar y dar lo mejor de mi en cada momento como escritor, actor y director".

(Imagen: web oficial de Daniel Huarte-Medicoa)

Hoy visita en el Patio de Butacas uno de los grandes amigos que me ha regalado este camino. Actor, director, dramaturgo y quien además se encuentra representando en Teatro Arlequín Gran Vía la obra que el mismo ha escrito y dirigido, Radioteatro – Hoy: La Celestina. Hoy tengo la alegría de reencontrarme con Daniel Huarte-Mendicoa.

Bienvenido de nuevo, Dani. ¿Cómo estás?
Muchas gracias, un placer estar en casa. En familia.
Estoy muy bien, haciendo retoques en ‘Radioteatro – Hoy: La Celestina’ porque función a función vamos recibiendo feedback del público que luego vamos preparando en los ensayos para la próxima función.

Y teniendo en cuenta que el teatro está siempre vivo y que cada función es diferente, tú al estar añadiendo cambios con los feedbacks recibidos… Entiendo que quien haya visto la primera función verá algo diferente en las que sigan viniendo, ¿no?
Sí. Nosotros tenemos espectadores y luego tenemos abonados de Abono Teatro, quienes tienen la posibilidad de hacer comentarios y valorar la obra después. Por lo que es una herramienta muy buena para obtener feedback al día siguiente. De esos comentarios puedes sacar cosas interesantes, además del que te dan los amigos de la profesión que vienen como público y a partir de todo eso ajustamos cositas.

Por ejemplo, del estreno ya sacamos cosas que cambiamos y que funcionaron super bien para la segunda. Y ahora para la tercera igual, intentando dejarla lo más fina posible.

Y lo de Abono Teatro que me has comentado, ¿Qué es exactamente?
Es el club cultural más grande del mundo, es de ocio, teatro musical, deporte… es como el Netflix del teatro en donde los socios pagan una cuota anual y después pueden comprar las entradas por 3,5€. Desde una obra de teatro alternativa a un musical. Creo que tienen unos 180 espectáculos diarios y nosotros colaboramos con ellos. Los abonados tienen la opción de ver la obra y así se están llenando el teatro con un tanto por ciento de abonado y otros de taquilla normal.

Están haciendo la gran labor de ofrecer la mayor cantidad de cartelera posible y eso para el teatro ayuda, porque estás dando accesibilidad al teatro a las personas que no pueden permitirse ir tan a menudo. Y aquí lo importante es que nos vean y tener las salas llenas.

Y volviendo a ‘Radioteatro Hoy: La Celestina’ ¿Qué vamos a poder encontrarnos?

Se me ocurrió hacer una lectura dramatizada de La Celestina y precisamente uno de los abonados de Abono Teatro me dijo que le había recordado a la radio antigua. Y ahí me dio la idea. Transformé la lectura en una obra y le dimos una envoltura a esa lectura de una forma muy fluida y muy humilde porque yo nunca había escrito una obra de teatro a nivel profesional, solo cuando daba clase.

RadioTeatro es un programa de radio de 1952, de Radio Nacional de España, en el que se emiten textos del teatro clásico español y hemos empezado con La Celestina. Somos siete actores sobre el escenario y he reversionado y adaptado la versión original de La Celestina de Fernando de Rojas manteniendo su esencia con el castellano antiguo pero intentando que sea fácil para el espectador, sin ser aburrido y que sea bastante directo. He mantenido todos los personajes que son quince incluidos al narrador y a los que damos vida los siete actores que estamos sobre el escenario.

Lo que he intentado es hacer mucha comedia y diversión en lo que es la propia emisión de la radio. De hecho todos los sonidos que metemos son  con una mesa que tenemos ahí. y que va surgiendo… A veces se lía mucho (aunque es a propósito para que resulte ameno) pero para que en una hora y veinte minutos además de escucharte la obra lo hayas disfrutado mucho.

Desde esa primera lectura, junto con todos los personajes que se representan, el proceso arduo de documentación que entiendo que llevas a tu espaldas y la lectura previa dramatizada… Todo este proceso hasta la primera representación, ¿Cuánto te ha llevado?
Unos dos meses y antes de la propia lectura, otros dos meses. En donde más horas he invertido ha sido en la adaptación, porque en principio utilicé la adaptación de Felix Álvarez Sáenz y luego me fui saliendo de ahí porque hoy en día tuve que recortar. Ahora los presupuestos no dan para tener a catorce actores en escena, eso a lo mejor lo puede hacer ‘El Rey León’ o las grandes producciones musicales… pero ya nosotros con siete actores sobre el escenario estamos siendo de las obras que más intérpretes tienen sobre el escenario ahora mismo dentro del teatro medio en Madrid. Así que en lo que más horas he invertido es en que se entienda bien ‘La Celestina’ y que el espectador no se pierda al ser un mismo actor dando vida a diferentes personas.
Luego el proceso de ensayo es largo pero con buenos actores es todo mucho más fácil.

Decías que era la primera obra que escribes… ¿Has sentido ese vértigo de algún momento decir: «Ay, ¿dónde me he metido?»?
No, al revés. Para mi Radioteatro está siendo muy curativa, y tú dirás: ¿De qué te tienes que curar? Pues de momentos o situaciones o proyectos en los que sí ha habido miedo. Por ejemplo, cuando tuve que hacer la sustitución en Lehman Trilogy (dirigido por Mencheta) era entrar en una obra de tres horas y media de duración, en donde se tocaba en directo, se bailaba y se hacían ciento y pico personajes, ensayando muy poquito y además sobre todo con video… Eso sí era vértigo. Entonces al final, al ser un proyecto muy personal lo que estoy haciendo es disfrutar y en el buen sentido, hacer lo que me da la gana.

Tengo a los actores que quiero, aunque hice casting para tres de los personajes. De hecho hay tres actrices que es la primera vez que se suben al escenario y es algo que me hace sentir muy orgulloso porque se hacen muy pocos castings de teatro en este país y yo quería hacerlo. Y la experiencia está siendo brutal porque ellas están estudiando en la escuela y luego se suben en el escenario con cuatrocientos espectadores, y ahí realmente es cuando se aprende.

Está siendo muy curativo porque la presión me la voy poniendo yo. Por ejemplo hay un monólogo que hago yo y que antes hacía radiado y leído, pero ahora para la siguiente lo voy a hacer de memoria y con otra entonación. Es decir, que yo mismo me voy poniendo mini retos para poder disfrutar, entrenar y dar lo mejor de mi en cada momento como escritor, actor y director.

Hablamos de que dais vida a diferentes personajes a la vez, además es una obra de teatro dentro de otra obra, para muchas es su primer trabajo actoral y además, tú eres escritor, director y protagonista… ¿Cómo acabáis la función?
Terminamos muy contentos porque el feedback es maravilloso y de hecho, como te decía, los abonados de Abono Teatro tienen la opción de puntuar, y está siendo altísima y eso no es fácil porque esos abonados son muy exigentes porque ven mucho teatro. Entonces no son solo tus amigos lo que te lo dicen, sino que es gente anónima y es una satisfacción muy grande porque da la sensación de que estamos haciendo las cosas bien.

Es una obra sencilla sin muchas pretensiones y aunque cambiemos de personajes, no es a lo más difícil a lo que me he podido enfrentar en mi carrera como actor.

Y aunque como tú dices, no sea la más difícil, pero estás sobre el escenario abarcando diferentes roles, el de director, el de actor y el de dramaturgo ¿Sobre las tablas eres capaz de separar todas las áreas?
Es muy buena pregunta. Estamos en escena todos todo el tiempo pero lo que más me está costando es salirme del director cuando estamos haciendo la función, es decir, cuando estoy viendo a mis compañeros y veo algo que no se está haciendo o que sí está funcionando y lo veo reflejado en el público… Cuando no estoy actuando y les estoy mirando es cuando aparece el director y es algo que me quiero ir quitando. En el momento en que ya llevemos veinte o treinta funciones y se active ese piloto automático de que ya esto va solo, es cuando creo que sí podré meterme más en el actor sin estar mirando todo el rato lo que hacen mis compañeros, pero hoy por hoy como son las primeras funciones cuando yo no estoy interviniendo sí que está el director mirando (ríe) y es algo que me impide  llevar una linea de concentración pura del inicio al final… pero tengo 46 años, dos mil representaciones encima y sí me sale me sale, no me rasgo las vestiduras por no haber estado metido en mi personaje durante la hora y veinte, sino que entro y salgo. Es que al final la experiencia te da la capacidad de dar un cero a cien en dos segundos, y sin embargo cuando eres más joven necesitas más tiempo.

Y con estos 27 años de oficio que llevas a tus espaldas, ¿qué ha descubierto el actor tras ser director?

Yo me considero actor puro. Es verdad que yo como actor también me dirijo. Tú cuando vas pasando por producciones tanto audiovisuales como teatrales te das cuenta que hay directores que dirigen a actores y otros directores que no dirigen a actores. Entonces cuando te encuentras con un director que no dirige a actores te tienes que dirigir tú, y de alguna manera me he acostumbrado a dirigirme. Pero si viene un director y te dirige mejor de lo que tú te dirigirías, es cuando tú creces como actor, y eso es una maravilla. Cuando tienes a una persona delante que saca cosas de ti que tú no conocías es cuando vas evolucionando como actor. Entonces como yo me «sé» dirigir aunque es un poco grande esa palabra, también dirijo o espero saber dirigir a mis compañeros. También me ayuda mucho la etapa que estuve como profesor de interpretación y en donde se conecta con ese lado de director.

¿Y qué le voy a decir a mi actor? lo mismo que me diría a mi. Si no funciona por un lado probamos por aquí, y también es probar con el público. Si es una comedia y hay risa pues funciona, o si es un drama y hay un silencio abrumador y alguno incluso llora… pues funciona. Al final es un prueba y error, pero no hay una varita mágica para saber lo qué funciona, pero lo que sí tengo claro es que la base de la interpretación es la credibilidad, si no estás creíble, si no eres verdad, si el público no se cree la gran mentira que está viendo es que no estás haciendo bien tu trabajo.

Que es la magia del teatro, que tú sabes que vas a ver en directo algo que es mentira, pero en cuanto las luces se apagan tu cabeza hace click y todo desparece…
Exactamente, y en al audiovisual igual, pero en el teatro la magia que tiene es que te lo está diciendo en el momento. Es que están viviendo lo que está sucediendo en el momento. Y una de las cosas bonitas de ‘Radioteatro – Hoy: La Celestina es que saltamos del 1952 a 1499 y estamos todo el rato cambiando y saltando y el espectador tiene que estar siguiendo ese salto continuo y es muy bonito que entren ahí.

Y es muy bonito repasar los grandes textos del teatro español y encima si te lo dicen bien y los actores lo interpretan bien, eso es un gusto.

¿Y existe la opción de que vengan más Radioteatro pero otros textos clásicos?
Estamos preparando ‘RadioTeatro 2’ con otro texto clásico todavía por decidir…

¿Es una exclusiva?
Absolutamente, (ríe). y puede ser que tengamos dos RadioTeatro en cartel.

Hablábamos de la función ‘Radioteatro – Hoy: La Celestina’ que después de dos funciones, el día 25 de abril vendrá una nueva en el Teatro Arlequín Gran vía. Pero ya estás recibiendo mucho feedback, ¿Cómo lo estás acogiendo? ¿Te afecta?

Yo he tenido dos experiencias muy claras. Una cuando estrené la obra ‘Caos’ como actor y director de Antonio Álamo en el Teatro La Latina en donde recibí un feedback muy contradictorio. Había gente que no le gustó nada y otra a la que le gustaba muchísimo. Había críticas bastantes duras y aunque no llegué a pasarlo mal, fue duro porque creo que no elegí bien algo, lo que sea del proyecto, hay algo que no hice bien. Sabía que me estaba equivocando en algo pero no sabía en dónde. Lo interesante es ver que te estás equivocando. Puede ganarte el ego y pensar que ellos no tienen ni idea o ver que es lo que te están señalando, en qué te estás equivocando y guiarte… Fue duro pero no porque no aceptase las críticas sino porque yo me equivoqué en algunas cosas.

Y cuando acabó la experiencia de ‘Caos’ en La Latina dije que no volvería dirigir y a actuar a la vez, y es cierto que en parte lo he cumplido y no, porque ahora también escribo… (ríe) Pero en esta segunda oportunidad he intentado aplicar lo aprendido de la vez anterior y está saliendo bien. Es pensar más en el público, en lo que le pueda apetecer, lo que tú puedes aportar como artista, el valor que puedes dar, qué mensaje quieres dar… Y todo eso está saliendo bien.

Cuando acabas las funciones ¿das notas o las dejas reposar y las das al día siguiente?
Sí, lo repaso durante un par de días pero doy notas. Por ejemplo Mencheta es muy así, que puedes estar en la función 180 y te sigue dando notas (ríe) y me encantan los directores así. Creo que es necesario ir dando notas y dar una dirección.

De hecho, si te parece, me encantaría que le mandásemos un abrazo desde aquí a Sergio (Peris-Mencheta) y además, es que me acuerdo que él me contaba que hasta en la última función, cuando ya no iba a dar más representaciones, seguía dando notas…ç
(Ríe) Sí, sí. Sergio es un obseso en el buen sentido de la pulcritud, la meticulosidad, la excelencia y cada cosa que hace es así. Son sinfonías en la que todo tienen su nota, su silencio, su acorde y que todo tiene que ir absolutamente conjuntado.  Es algo muy exigente como actor cuando lo estás recibiendo, pero es muy satisfactorio cuando también ves lo que recibe el público.

Llegamos Dani al final de nuestro encuentro, y ya sabes que siempre acabamos con las recomendaciones culturales. Y aunque ya hemos jugado alguna vez, me gusta que repitamos para aprender nuevas recomendaciones… 

  • Una película (de cine o en plataformas): A mi de vez en cuando me gusta darle un repaso a ‘Interstellar’ y hace poco vi ‘Oppenheimer’ y me gustó bastante.
  • Un libro: ‘Sé lo que eres. Las enseñanzas de Sri Ramana Maharshi’. Es un buen libro.
  • Una serie: ‘Reina Roja’ (Prime Video).
  • Una obra de teatro: ‘El nombre’ dirigida por Gabriel Olivares es una obra muy divertida y me gustó mucho. Y de musicales ‘We Will Rock You’ en el Gran Teatro Príncipe Pio.

Recordamos que jueves 25 de abril a las 18h en el Teatro Arlequín Gran Vía van a poder verte en ‘Radioteatro – Hoy: La Celestina’ junto a otros seis intérpretes más y a ti te doy las gracias por tu visita Dani. Que tengas mucho éxito, mucho Radioteatro y que nos sigamos viendo.
Igualmente, y gracias de corazón

Añade tu comentario