Entrevista: SERGI MANEL ALONSO

"'Una noche en el Alhelí' lleva a sus cinco personajes hasta el límite".

Sergi Manel Alonso

Los miércoles de marzo (6 y 20) y de abril (3 y 17) llega al teatro Alfil de Madrid el nuevo trabajo de Sergi Manel Alonso y la compañía La Fantoche, Una noche en el Alhelí. Un thriller con toques cinematográficos al más puro estilo de Tarantino e influencias del director Álex De la Iglesia, que está protagonizado por Daniel Retuerta, Pablo Castellano y María Asensio, y sobre el que he podido hablar con su director.

Los miércoles de marzo y abril llega al teatro Alfil de Madrid tu nuevo montaje ‘Una noche en el Alheli’  ¿Puedes adelantarnos algo de lo que vamos a ver?
Un bar de carretera a las tantas de la noche. Dos hombres trajeados que entran con un maletín muy valioso y con cara de pocos amigos. Dentro, tres mujeres que sobreviven como pueden y que se encuentran en horas bajas. Luces de neón, un programa de radio que suelta canciones de ayer, hoy y siempre, pistolas, palabras malsonantes, faltas de respeto, traiciones, tensión, acción, comedia, una historia de amor, reflexiones filosóficas a altas horas de la noche con cuatro copas de más… Un microclima donde no dejan de pasar cosas y que lleva a sus cinco personajes hasta el límite.

Es una obra que está descrita como una mezcla de Tarantino y referencias a Álex de la Iglesia, dos estilos claramente marcados a nivel cinematográfico y pienso que poco visto a nivel teatral ¿Cómo nace la idea? ¿Cómo ha sido el proceso de adaptar algo así a nivel teatral?
Tarantino siempre ha sido uno de mis placeres favoritos. Aún me acuerdo cuando mi hermano me puso por primera vez Kill Bill vol.1 y eso me voló la cabeza y nunca más volví a ver el cine de otra manera. Su estilo, también como el de la Iglesia son muy reconocibles. Admiro sobre todo la capacidad de encontrar el thriller más extravagante en las situaciones más cotidianas o con personajes de estar por casa que consigue de la Iglesia en La Comunidad o Crimen Ferpecto. Ha sido un divertimento muy grande escribir una historia así, más desenfadada, donde todo puede pasar y donde los personajes tuvieran tanto peso, más allá de lo que se quiera contar. Precisamente ese pensamiento de ser algo tan poco habitual de ver en teatro fue la bombilla que se nos encendió a María Asensio y a mí cuando esperábamos una tarde cualquiera para ver una peli en el cine. Teníamos muy claro cuál iba a ser el final y ese fue el punto de partida. En nuestra cabeza era mucho más gore y espectacular, pero conseguimos centrar más la tensión en el in crescendo de la continuidad que te da el teatro con cinco personajes encerrados en un lugar, sin poder salir y con objetivos tan contrapuestos. Cada detalle era importante y no podíamos dejar cabos sueltos, pero tampoco podíamos ser explicativos y darle al espectador todo mascado. Por lo tanto, ha sido una constante de hacerse preguntas y encontrar la respuesta más atractiva, sin que necesariamente fuera la más efectiva o la más fácil.

Desde tu idea en la cabeza hasta la primera lectura, ¿Cuánto tiempo ha transcurrido?
El primer paso fue darle forma a esos personajes. Teníamos muy claros los actores que iban a darles cuerpo. En algunos momentos lo teníamos más claro que ellos mismos. Fue con ellos mismos con quienes empezamos, a partir de improvisaciones y ejercicios, a darles una voz, unos antecedentes, una vida, unas maneras… Mientras lo iba escuchando, empezaron a surgir los conflictos, las intenciones, las necesidades, las ambiciones, los contrapuntos… Repito, solo teníamos claro cómo debía acabar, así que siempre la intención fue llegar hasta ahí. Luego, los propios personajes te van sorprendiendo y te dejas llevar por ellos. Todo aquello que va sucediendo es consecuencia de los actos de sus personajes. Intento no traicionarlos nunca, aunque me dé más trabajo. Todo eso se fue trabajando mientras escribía y en escena con los propios actores y te diría que la versión más definitiva llegó al año de haber empezado a trabajar.

‘Una noche en el Alheli’ es una producción de la Compañía La Fantoche ¿Cómo nace la compañía?
La Fantoche empezó hace ya 12 años y no tenía ni ese nombre y seguramente tampoco sabíamos que existiría ni que tendría esta trayectoria. Fue el día en que María y yo nos conocimos en Nancy Tuñón de Barcelona mientras ensayábamos la famosa escena del balcón de Romeo y Julieta. A partir de allí, todos los pasos los hemos dado juntos, trabajando durante años en Barcelona, compartiendo escenarios con compañeros que se hicieron amigos y una vez llegamos a Madrid en 2019 fue cuando empezó a coger forma el nombre de La Fantoche, con su primer estreno en febrero de 2020 (sin saber lo que se nos vendría semanas después) que fue Vintage Future, en el Off Latina. Tuvimos la suerte de compartir escenario con actores que se han convertido en amigos y compañeros fiables de escena hasta el día de hoy.

Durante varios años impartiste clases de interpretación ¿Qué te aporta la parte de formador a tu faceta como director?
Seguramente ha sido el mayor aprendizaje que he tenido como director. También una de las funciones que más he disfrutado. Al final trabajé con personas que no llegaban intoxicadas ni con ideas preconcebidas, incluso algunas de ellas sin ningún tipo de confianza de poder subirse al escenario y hacer algo valioso. Conseguí aprender a trabajar con seres humanos, intentando conocerlos para que sacaran lo mejor de ellos. Pude experimentar sin concesiones distintas estructuras u opciones en escena y un resultado positivo con cualquiera de ellas era infinitamente más satisfactorio que cualquier otra situación. Les tengo mucho cariño a todos ellos y si tengo la suerte de que alguno lea estas palabras, que sepan que me acuerdo mucho de esos años, que además llegaron en un momento personal muy complicado y me sostuvieron a esta profesión.

La obra está protagonizada por los actores Daniel Retuerta, Pablo Castellano, María Asensio, Ángela Puertas y Lidia Persa, ¿Podrías describir con una palabra lo que te han aportado cada uno de ellos a este montaje? ¿Que es lo que más te cautivó de ellos?
Con Dani y Ángela es nuestro tercer montaje juntos, aportan profesionalidad, compromiso y confianza. De Lidia destaco sus ganas, su entusiasmo, una energía nueva, muy fuerte y necesaria en el proyecto. Pablo ha sido un descubrimiento, el chico para todo, es todo entrega y se ha metido de lleno en todo lo que el proyecto necesitaba. De María no puedo destacar nada porque lo debería destacar TODO. Es el alma. Soy su segundo a bordo. Es la jefa. Lo que más destaco es el trabajo en equipo. Es una obra que pide mucha complicidad, un ritmo frenético donde debe haber mucho entendimiento entre los actores. Se lo marqué desde el primer minuto y lo hemos conseguido. Van a una. Es un disfrute ver lo que han conseguido y hacen que valga la pena los dolores de cabeza que me han hecho sufrir en algún momento.

¿Cómo te ha marcado a nivel profesional el director argentino Nelson Valente?
Pocas veces tienes la suerte de conocer a alguien a quién admiras. Yo, con Nelson, he tenido esa suerte. Su estilo de escribir tan punzante y a la vez emotivo. Sabe tocar de manera precisa la herida. Sus personajes hablan siempre desde ahí y saben pasar constantemente sin florituras por la comedia y el drama con una facilidad que te atrapa. Su trabajo con los actores, siempre fiables y precisos en los detalles menos vistosos pero que se convierten en los más imprescindibles para conseguir lo que se pretende. Tiene una manera de entender el teatro que compartimos… O que he acabado compartiendo con él. Mi manera de ver el teatro puede verse muy influenciada por el trabajo y el teatro de Nelson pero no conozco mejor ejemplo a seguir a día de hoy. 

Ya hemos llegado al final pero antes, me gustaría invitarte a que juguemos rápidamente a las recomendaciones culturales, para conocer tus gustos. Podrías por favor recomendarnos:

  • Una película (de cine o de plataformas): Tiramos por Tarantino. ‘Érase una vez Hollywood’.
  • Un libro: ‘A propósito de nada’ de Woody Allen. 
  • Una serie: ‘El encargado’.  Mariano Cohn y Gastón Duprat
  • Una obra de teatro que hayas visto o que tengas pendiente: Si en algún momento llega a Madrid ‘El coco y la camisa’ de Nelson Valente, no debéis dudarlo ni un segundo.

Muchas gracias por tu tiempo Sergi y nos vamos recordando que Una noche en el Alhelí podrá verse los miércoles de marzo (6 y 20) y de abril (3 y 17) en el teatro Alfil de Madrid.

Añade tu comentario