Con ‘El Bar’ Álex de la Iglesia se ha superado

Una película frenética que roza la perfección a nivel técnico y artístico

El_Bar

Fue estrenada fuera de concurso en La Berlinale, era una de las cintas más esperados del año, en el Festival de Málaga ocupó todas las miradas y hoy, después de casi 3 semanas en cartel, ‘El Bar’, la última cinta de Álex de la Iglesia no para de recoger grandes críticas, no solo de público, sino también de espectadores. Premio Biznaga Málaga Cinema a Mejor Actor para Jaime Ordóñez y un elenco conformado por más intérpretes de renombre como Carmen Machi, Blanca Suárez, Terele Pávez, Mario Casas o Secun de la Rosa, son solo algunas de las cartas de presentación de esta gran película, de la que hoy, hablo y recomiendo con ilusión. 

Comienzo anunciando que no traigo una crítica de ‘El Bar’, solo una opinión. Hoy escribo para contaros mi increíble experiencia a través de su visionado y a partir de ahí, el abanico de comentarios siempre será muy amplio. Y continuando con confesiones, hago pública mi admiración por la carrera de Álex de la Iglesia, pero también reconociendo lo crítica que siempre soy con su cine, quizás porque espero mucho de él. Y es que desde que vi ‘La comunidad’, quedé prendida de su forma de rodar. Desde ese momento intenté por un lado reengancharme a su filmografía, ya que por temprana edad había títulos que se me habían escapado y a la vez, fui viendo con ilusión todos los siguientes estrenos.

Como es lógico, a lo largo de su carrera me he encontrado con títulos que me han maravillado y otros que por desgracia, me hicieron tomarme un respiro o esperar con miedo su siguiente trabajo. Pero ahora con ‘El Bar’, Álex de la Iglesia no solo ha vuelto, si no que también me ha regalado una de sus mejores películas y que entra sin duda por la puerta grande en mi Top personal.

Con guión del propio director junto con Jorge Guerricaecheverría, habitual del cine de De la Iglesia y con quien ya trabajó en ‘El día de la bestia’, ‘La comunidad’, ‘Los crímenes de Oxford’ o ‘Las Brujas de Zugarramurdi’, ahora, estos genios nos adentran en un bar de la capital española donde un grupo de completos desconocidos cada uno con sus historias y sus problemas personales, acaban desembocando en este lugar para desayunar. De repente, un individuo sale del local a mucha prisa y es disparado no se sabe por quien. Ahí comienza todo. Y hasta aquí puedo yo contar.

Diálogos ingeniosos con pinceladas de humor negro y rematados con avispados cortes. Un montaje lleno de ritmo que provoca que la cinta no decaiga en ningún momento y desarrollando de esta forma toda la historia en un solo espacio lo que también da lugar a algo de claustrofobia adentrándonos aún más en la trama. Un elenco que da vida a personajes muy bien construidos y en completa evolución. Aquí no hay nadie que sobre ni nadie de relleno, porque todos tienen su razón de ser.

Unos juegos de cámaras y unos movimientos perfectamente coreografiados que nos dejan ver, el alto nivel físico que exige la película a sus actores y al resto del equipo. Como claro ejemplo de ello, os cuento que Jaime Ordóñez acabó con muletas.

Poco puedo describiros de los personajes sin revelar mucho, ni tampoco de sus actores, ya que todos y cada uno de ellos arrastran carreras consolidadas a sus espaldas. Blanca Suárez sigue asentándose como una de las mejores actrices de su generación. Una intérprete que no se conforma, evolucionando con cada papel que representa y de la que a día de hoy, no creo que haya nadie que pueda dudar del talento y amplio abanico interpretativo del que dispone, capaz de plantarle cara en la película a la mismísima Carmen Machi o debatirle una frase a Terele Pávez.

A su lado se encuentra otro joven pero afianzado actor, Mario Casas, quien con cada nuevo estreno no hace más que callarnos la boca a todos aquellos que en un principio dudábamos de su calidad interpretativa. Aquí, vuelve a cambiar de registro para enseñaros que su talento continúa en constante evolución.

Junto a ellos tenemos a la siempre perfecta Carmen Machi y a la musa del director vasco, Terele Pávez, ambas vuelven a juntarse tras (la muy recomendable) ‘La puerta abierta’, además de otros actores de altura como Joaquín ClimentAlejandro Awada. También tenemos a Secun de la Rosa, quien nuevamente, sabe combinar el humor con la seriedad, dotando de un aire y carisma especial a su personaje. Y cerrando el cartel tenemos a Jaime Ordóñez, la gran sorpresa de la película. Un actor que gracias a este trabajo ha recogido no solo enormes críticas positivas por parte de los espectadores, sino que también ha sido galardonado con el Premio Cinema en el Festival de Málaga a mejor actor. Él nos regala un personaje lleno de fuerza siendo además, otra de las grandes actuaciones de la película para terminar de completar la perfección del elenco y el gran trabajo de casting que han llevado a cabo para levantar el film.

‘El Bar’ ha sido además la primera película en la que Álex de la Iglesia ha ejercido por primera vez de director y productor de manera conjunta, ya que ambas tareas como ya sabéis las había realizado por separado. Como productor lo hizo a través de títulos como ‘Musarañas’, o más recientemente ‘Pieles’, el estreno como director en largo de Eduardo Casanova y en la que también ha participado Carolina Bang, productora también de ‘El Bar’.

Como último consejo permitidme recomendaros que no veáis el trailer, ni os dejéis guiar por mi opinión ni por la de nadie. Sentaros puros y limpios en vuestras butacas, sin expectativas ni nada en vuestra imaginación que pueda condicionaros. Dejaros envolver por esta historia, por sus personajes cotidianos y en donde el el propio lema de promoción: “El miedo nos muestra como somos” es la mejor descripción posible que la película podría tener.

Ahora, espero ansiosa la llegada de ‘Perfectos desconocidos’, adaptación de la película italiana de mismo nombre y que ya ha sido anunciada como próximo trabajo del director.

Añade tu comentario