Martes Clásicos: La Gran Familia

La_gran_familia-880158766-large

Esta tarde han comenzado las navidades para mí. Esta tarde he visto La Gran Familia, una película llena de alegría, de amor, de bondad y de grandes actores.

Gracias a esta sección estoy descubriendo películas que habían estado rondando a mi alrededor pero que ni sabia de donde venían, ni de que iban, ni que películas eran. Este es el caso de hoy, lo único que conocía de esta producción de 1962 era el famoso “¡ Chencho…, Chencho!. Hoy por fin lo he descubierto y a su vez he encontrado una joya para guardar en el recuerdo. Casi dos horas de cinta en la que nos unimos a la ya de por si bien poblada familia, un matrimonio con sus quince hijos, el abuelo… y el padrino. Una familia de 19 personas que aunque pobres en lo material, el padre se ve obligado a trabajar en varios sitios para poder sacar esto adelante, son ricos en amor. Por mal que les vaya, por cualquier problema que pueda surgir, la familia siempre permanecerá unida tanto en lo bueno como en lo malo.

Un pequeño toque de atención que tanto valía entonces como vale ahora, “Se puede ser muy feliz si te das cuenta de que lo que realmente importa en la vida, no es el dinero, ni el trabajo, ni una casa inmensa. Lo que de verdad importa es tener a tu lado a la gente que quieres y formar esa Gran Familia en nuestro día a día.”

El matrimonio encargado de mantener a esta familia esta encarnado por los actores Alberto Closas y Amparo Soler Real, juntos educan desde el amor y el respeto a unos hijos que están destinados a ser grandes eminencias. Y si buscamos un actor que pueda encarnar a ese abuelo bonachón, cariñoso, mas niño que sus propios nietos y que sepa transmitir esas emociones que te llegan tan adentro, ¿a quien pondríamos? Pues claro, al gran Pepe Isbert, un fijo en esta sección, el abuelo por excelencia de el cine de la época. Y por si todo esto fuera poco, para completar el reparto adulto de esta entrañable película, tenemos al padrino de un gran porcentaje de estos niños, un actor al que después de haberlo visto en La Cabina tenia ganas de encontrarlo en un personaje más cómico para quitarme esa angustia de aquel mediometraje. José Luis López Vázquez interpreta a un padrino al que los niños quieren como uno más de la familia y viceversa, colabora en todo lo que puede, y en lo que no puede también. Además junto a Alberto Closas forman un dúo que nos regalan situaciones y conversaciones muy divertidas. Todos ellos dirigidos por Fernando Palacios quien 3 años después repetiría con la secuela La Familia y Uno Más.

Desde aquí nuestro primer clásico de Navidad. Si no la habéis visto todavía no perdáis la oportunidad de disfrutar de una de las películas mas bonitas que ha dado el cine español. Y a los que ya la habéis visto, estas son unas fechas perfectas para sentarnos en el sofá, ponernos la manta por encima, y con un chocolate caliente volver a formar parte de esta Gran Familia.

Añade tu comentario