Martes Clásicos: El Último Cuplé.

Cupl-C3-A9-600x842

Hoy para terminar el año, nos gustaría rendir especial homenaje a una de las actrices más importantes de nuestro cine, que desgraciadamente nos dejó este año. Por eso hoy vamos a hablar de El Último Cuplé de la inolvidable Sara Montiel.

Aunque ultimamente se le identificaba más por otras cosas que por su carrera como actriz, no hay que olvidar que Sara Montiel fue en su tiempo una estrella internacional, siendo la primera actriz española en triunfar el Hollywood compartiendo cartel en su debut en la meca del cine con Gary Cooper en la película Veracruz, en donde aún sin tener el papel protagonista llegó a eclipsar Denise Darcel protagonizando la escena final junto a Cooper. Con este western consiguió una popularidad hasta ahora impensable para una actriz española.

Y aunque en su carrera en América consiguió un gran éxito llegándose a codear con estrellas del séptimo arte como Burt Lancaster, Elisabeth Taylor o James Dean entre otros, fue con una película de bajo presupuesto por la que será recordada por los amantes al cine. Fue en 1957 cuando en unas vacaciones en España rodó, mas por amistad que por dinero, la película de la que vamos a hablar hoy, El Último Cuplé, dirigida por Juan de Orduña. Una película en la que los decorados de cartón y los vestidos de papel se olvidaban gracias al talento, a la belleza y a esa voz tan característica de Sarita Montiel. A los 38 días desde su estreno la película había recaudado 15 millones de pesetas en taquilla, batiendo otros records como el de mayor recaudación en un fin de semana (479.737 pesetas), mayor recaudación en un día festivo (100.000 pesetas) y en día laborable (58.000 pesetas) llegando a conseguir más de 50 millones durante su tiempo en cartelera. Unas cifras sorprendentemente altas para la época, teniendo en cuenta la censura a la que estaba limitada además de la querella con la que tuvo que lidiar por parte del duque Wladimir de Rusia retirando la película de las pantallas durante un tiempo.

El Último Cuplé nos cuenta la historia de María Luján, a quien interpreta Sara Montiel, una vieja gloria de la canción que actúa en un ruinoso cabaret de la ciudad de Barcelona. Un día María se reencuentra con el que fuera su descubridor y comienzan a rememorar viejos tiempos. Tras una serie de circunstancias decide volver al mundo de la canción, llegando de nuevo a ser una estrella internacional.

Debido al bajo presupuesto con el que contaba la película no se pudo contratar a una cantante para ponerle voz al personaje de Sara Montiel al igual que se hizo con otras actrices de la época. Cosa que ayudó a la protagonista de este film a dar a conocer esta nueva faceta y esa voz inconfundible de la actriz manchega, dándonos canciones como el “Fumando espero“.

Desde en el Patio de Butacas os animamos a ver este clásico de nuestro cine y recordar de esa manera a la bellísima Sarita Montiel para que esta estrella nunca deje de brillar.

Una respuesta

  1. Jose Maria 23 junio, 2015

Añade tu comentario