Los Santos Inocentes

los-santos-inocentes

Continuamos con nuestros Martes Clásicos y hoy he elegido a una de las cintas más valoradas de nuestro cine, hoy le toca el turno a “Los Santos Inocentes” de Mario Camus, una película que descubrí hace unos años de mano de mi padre, y que desde que la vi permanece en mi memoria.

Los Santos Inocentes está basada en la novela homónima de Miguel Delibes y cuenta con un reparto de lujo, Alfredo Landa, Terele Pávez, Paco Rabal y Juan Diego son algunos de sus grandes  protagonistas.  Unos actores en estado de gracia que con esta película dieron un golpe en la mesa para demostrar una vez más el talento que les caracteriza.La historia narra la vida de Paco y Régula, un matrimonio de campesinos que junto a su familia viven en un cortijo bajo las órdenes de “El Señorito” de la finca. Pero su trabajo más allá de las labores del campo, ya que además, cada día, tienen que hacerlo bajo las humillaciones que se les procesan, sin más finalidad que vivir bajo las necesidades y caprichos de la familia dueña del cortijo.El argumento como veis no es muy complicado, lo realmente importante para mí son los mensajes que podemos sacar de él. Esos mensajes familiares como el miedo al nido vacío o las críticas a la sociedad burguesa de la época, el como se menospreciaba la vida del campesino, como lo importante era tener dinero sin importar la dignidad de los trabajadores. Esto último es lo más presente en la cinta, frases como “A mandar que para eso estamos” que repiten continuamente los personajes de Paco y Régula o la escena en la que el propio Paco no puede ni siquiera subirse al mismo coche que “su Señorito” son algunos de los detalles que sin entrar en “spoliers”, quería destacaros.

Son muchas las cosas que podemos sacar de esta película, muchos mensajes, mucho talento técnico e interpretativo, pero vamos por partes. Mario Camus consigue narrar la película de una manera muy sencilla,. Porque si es verdad que la cinta tiene continuos flashbacks, esto no hace que en ningún momento sea confusa la historia. El realizador cantabro, consigue descubrirnos a cada personaje con historias independientes pero entrelazadas entre sí, de forma que podemos meternos en la historia según la visión de cada uno de ellos llegando a una desenlace común. Y además, todo esto bajo una fotografía digna de cualquier documental. Una película que refleja fielmente la llamada España del Señorito.

Tal es la calidad de la cinta, que el propio Delibes dio el visto bueno a su adaptación y hoy en día es una de las películas más valoradas por parte del público y de la crítica. Además, durante su estreno en 1984, se convirtió en la película más taquillera del cine español.

Su reparto también obtuvo el reconocimiento que se merece, y no sólo a nivel nacional, ya que además de las cuatro nominaciones a los Fotogramas de Plata que obtuvo el cuarteto protagonista,como fueron Terele Pávez, Alfredo Landa, Agustín González y Paco Rabal, siendo éste último el único ganador, a nivel internacional, en el Festival de Cannes, Alfredo Landa y Paco Rabal compartieron el Premio a Mejor Interpretación Masculina. Además la cinta se llevó la Mención Especial del Jurado.

Por todo ello, desde aquí, hoy recomiendo Los Santos Inocentes, una película que al menos yo creo que una vez en la vida hay que ver, no sólo por el mensaje, si no para poder disfrutar de algunos de los grandes maestros de nuestro cine. Y quiero aprovechar esta entrada si me permitís, para agradecer al mejor maestro de cine que tengo, mi padre, porque si no fuera por él no descubría joyas como esta.

Añade tu comentario