Llega a los cines Zipi y Zape y el Club de la Canica

Zipi_y_Zape_y_el_club_de_la_canica-521947130-large

A los que como yo ya empiezan a tener una edad, seguro que al leer este artículo le vienen a la cabeza infinidad de momentos de su infancia. Recuerdo cuando era pequeño e iba a pasar el día a casa de mis abuelos, la cantidad de tiempo que habré pasado leyendo una y otra vez las mismas historias de la familia Zapatilla, la cantidad de trastadas que los dos pequeños Zipi y Zape eran capaces de ingeniar y los buenos ratos que nos han hecho pasar a un buen numero de generaciones.

65 años después de su “nacimiento”, los personajes creados por José Escobar llegan a la gran pantalla de la mano del director vizcaíno Oskar Santos, el cual se dio a conocer con su película El Mal Ajeno, y lo hacen de una en un ambiente distinto al que lo hacen en las viñetas. En esta adaptación en carne y hueso, ya que el director ha querido tomar referencias de los 70 y 80 como Los CincoLos Goonies o Cuenta Conmigo, aventuras protagonizadas por grupos de chicos que han marcado la infancia de los que hemos vivido esas décadas y con un notable aire rebelde muy cercano al de nuestros protagonistas.

Zipi y Zape y el Club de la Canica llega a los cines de toda España tras varios intentos de trasladar a estos dos hermanos a la gran pantalla desde hace décadas sin demasiado éxito. Esta vez la cosa es diferente, con unos Zipi y Zape adaptados a nuestros tiempos, eso si manteniendo su esencia, estos gemelos verán como a consecuencia de una de sus travesuras se ven obligados a ingresar en el Centro Re-educacional Esperanza. Un internado dirigido por Falconetti, a quien interpreta un magistral Javier Gutiérrez, que se aparta de los papeles en los que estamos acostumbrado a verle como el de “Satur” en Águila Roja donde interpreta al escudero bonachón del héroe de la máscara y se pone en la piel del villano de la película, un director sin infancia, que odia a los niños y con unos valores muy estrictos, que ha de lidiar con un colegio lleno de críos de lo más traviesos, entre ellos su propia sobrina. Allí se verán las caras con un ambiente militar en el que esta prohibido jugar y donde los niños dejan de ser niños perdiendo hasta su propio nombre, convirtiéndose en simplemente números. Poco tardan nuestros protagonistas en revelarse contra la autoridad que reina en el centro y formar el Club de la Canica junto con Filo (Fran García), el comilón del grupo, Micro el típico imán para los abusones, un niño pálido, con gafas y asmático interpretado por Marcos Ruiz, quien nos hizo disfrutar con su papel de niño hipocondríaco en Primos. Y por último la dama del grupo, a la que da vida Claudia Vega, a quien anteriormente pudimos ver en  Eva o más recientemente en Barcelona nit d´estiu. Aquí interpreta a Matilde, la sobrina de Falconetti, una niña con cara de ángel e ideas de demonio que robará el corazón de los dos hermanos.

Zipi y Zape o lo que es lo mismo Daniel Cerezo y Raúl Rivas fueron escogidos en un casting de más de 5.000 niños de colegios de todo el país. Dos niños sin experiencia como actores que no solo se enfrentan al reto de ponerse delante de las cámaras en uno de los estrenos más esperados del año, además han de ponerse en la piel de los gemelos más traviesos de España. Si, mucho antes de la llegada de Bart Simpson y Daniel el travieso, estos dos pillos ya andaban por ahí haciendo de las suyas, coleccionando calabazas y haciendo reír a todos los que alguna vez hemos disfrutado de sus aventuras.

Este viernes 4 de Octubre llega Zipi y Zape y el Club de la Canica a los cines. Una película rodada entre Hungría y el País Vasco que nos transportará de vuelta a nuestra infancia acompañados por estos dos pillos con chaleco rojo.

Añade tu comentario