LA CHARCA INÚTIL

charla_inutil2

¿Quién está cuerdo y quién está loco? ¿Quién pone los limites a la cordura? ¿Quién decide cuando alguien deja de existir?

Todas estas preguntas y muchas más, son las que nos plantean los personajes de “La Charca inútil”, Premio Lope De Vega De Teatro 2007. Juntos nos llevan a un mundo donde todo es posible, donde las personas no dejan de existir si nosotros no queremos, y donde la locura y la cordura no parecen tener límite.

“La Charca inútil” cuenta como un profesor (Adolfo Fernández)que fue agredido por un alumno y visto por toda España, no quiere volver a la enseñanza. Como consecuencia, crea su propio mundo de reflexión, siempre acompañado por un profesor de su infancia (Miguel Palenzuela). Ambos se reunen en el parque, reflexionan sobre la cordura o la locura, sobre la corbadía o la valentía. Nos platean preguntas sobre donde están los límites hoy en día, o qué se puede hacer cuando una sociedad parece estar tan enferma.

Pero esta aventura no la realizan en solitario, les acompañará una madre (Sonia Almarcha) la cual crea su propio mundo de protección y fantasía. Los dos protagonistas emprenderán un camino donde la “locura” de los demás nos hace reflexionar sobre la “locura” propia” porque… (y tomo prestada las palabras del director…) ¿Cómo puede saber uno si está loco cuando los que le rodean están tan locos como él? ¿Es posible que los únicos cuerdos sean aquellos que consideramos locos?

Un obra rápida, donde las escenas se realizan en dos planos diferentes pero los cuales transcurren durante toda la función dentro del mismo escenario. Los tres actores permanecen en el escenario durante todo el transcurso, lo que le da agilidad a la obra.

Una obra dura por los temas que trata, pero la cual no olvida los toques de humor tan necesarios en momentos como estos, y la cual nos invita a reflexionar durante todo el transcurso, y a plantearnos preguntas continuamente.

Mis Felicitaciones a todos sus componentes. Gracias por invitarnos a reflexionar, teniendo en cuenta la época en la que vivimos.

Añade tu comentario