Entrevista con el actor José Luis Gil por la obra ‘El Gran favor’

"Juan Cuesta fue el principio de una nueva etapa en mi vida"

jose_Luis_gil_entrevista

Hoy tengo la gran suerte de sentarme a conversar con uno de esos profesionales que dejan huella, un experto en la comedia y un amante de su trabajo. Hoy tengo la grandísima suerte de poder tomarme ‘un cola-cao’ con José Luis Gil que acaba de estrenar la obra de teatro ‘El Gran Favor’ en el Teatro Reina Victoria de Madrid. 

Me reúno en la puerta del Reina Victoria de Madrid con José Luis Gil y nos vamos a una cafetería cercana a la zona, hace bastante frío y sólo queda media hora para que comience su nueva obra de teatro ‘El Gran Favor’, pero aún así saca tiempo para que charlemos un poco sobre este nuevo trabajo y hagamos un breve repaso por toda su carrera artística.

José Luis Gil lleva desde los 20 años en el mundo del doblaje, ha dirigido y doblado producciones Disney, entre las que podemos destacar algunas como Tarzán, Buscando a Nemo o toda la saga de Toy Story. También formó parte del trío humorístico “Entretrés” y participó en varias serie de Tv y numerosas obras de teatro.Pero su verdadera popularidad llegó en el 2003 con el personaje de Juan Cuesta en la popular serie de Antena 3Tv ‘Aquí no hay quien viva’, papel con el que estuvo hasta el 2007 y con el que ganó un Premio Unión de Actores. Luego encadenó ese proyecto con la serie ‘La que se avecina’ para Telecinco y en donde da vida a Enrique Pastor.

Ahora mismo, tras participar en diferentes obras como ‘Ser o no ser’ o ‘Fuga’, vuelve al teatro con ‘El Gran Favor’ una comedia muy divertida que habla sobre el amor, la amistad y las relaciones humanas. Gracias a esta obra he podido encontrarme con él y conocerle un poco más. Aquí os dejo mi bonito encuentro con José Luis Gil.

Vuelves al teatro y vuelves otra vez junto a Mauro Muñiz tras “La Fuga”, ¿Cómo ha sido el reencuentro?
No es un reencuentro, no hemos dejado de encontrarnos. Quiero decir, esto es consecuencia de las dos producciones anteriores en las que trabajamos juntos, donde nos conocimos y surgió la amistad entre nosotros y queríamos alargarlo en el tiempo. Entonces aprovechando que Mauro es un excelente monologuista y autor y escritor… que trabajaba con Carolina Noriega hace mucho tiempo y hacen cosas maravillosas, fue un poco idea mía, decir: Oye por qué no escribís algo vosotros? en vez de estar mirando a ver que función… Porque yo en aquella época había leído varias funciones que me habían ofrecido y comedias, y yo pensé: Yo creo que vosotros podéis hacer algo parecido o mejor y  mucho más nuestro y mucho más auténtico. Y escribiendo para nosotros dos, que es importante eso de que el autor se ponga sabiendo quien lo va a hacer y casi intuyendo como lo va a hacer. Y fui yo quien tuvo la idea de que escribiera. La idea de que iba a ir la obra fue de ellos.

No fue un reencuentro, fue alargar un primer encuentro por tercera vez, por nuestra amistad y porque nos queremos mucho y trabajamos muy a gusto juntos. Esa cosa egoísta de estar bien.

La obra va sobre la amistad ¿cuáles son para ti las bases de una buena amistad?
Pues como la mayoría de todas las relaciones, el respeto. Yo odio esos amigos que nos suelen ser muy amigos… cuando te dicen: Yo es que soy muy sincero y te larga un trallazo! No, perdona yo no te he preguntado sobre esto. Eso es ser maleducado. Ese alarde de sinceridad tenlo con quien quieras y quien te lo pida. Si yo te pregunto sobre algo, si quiero que me seas sincero, pero si no es abusar de la discreción del que lo recibe.

Yo creo que la base es como cualquier relación de pareja, por decirlo de alguna manera. Aunque tengas muchos amigos con cada uno se establece una relación de pareja, pero sobre todo el respeto, la confianza y bueno, que haya química, también en la amistad tiene que haber química, que estés a gusto con esa persona, que te lo pases bien, que puedas compartir momentos difíciles y los buenos también.

¿Has sufrido tu que te pidan “un gran favor” como sucede en la obra?
No, yo he sufrido en mi vida, si no grandes favores, he tenido que hacer muchos pequeños y medianos afortunadamente. Digo afortunadamente porque siempre es mejor que tu puedas hacer a que tu tengas que pedir, siempre el que pide o el que pide un favor es el que lo está pasando mal, sea del tipo que sea. El que tiene la oportunidad de solucionar o de arreglarlo, pues es un poco privilegiado dentro de que puede ser a veces un pequeño engorro. Pero grandes favores a este nivel que se presenta en la obra, personales, no, no se me ha presentado.

¿Por qué habría que ir a ver “El Gran Favor”?
Porque está concebida para eso y el éxito es que se ha conseguido. Podía haber sido un intento fallido pero no, es una obra muy divertida sobre la amistad donde toca temas, no muy actuales en el tiempo pero si es lo de siempre, lo que se fundamenta en las grandes obras, en los clásicos que hablan de los sentimientos, de la parte buena y mala de la parte humana.

¿Por qué los clásicos siguen ahí?  pues porque siguen hablando del rencor, del odio, del poder… esas cosas, del amor por supuesto. Pues esto habla de la amistad donde está incluido el amor, el encuentro, el como surge y como va creciendo, momentos por los que pasan los dos personajes que son a veces muy divertidos aunque los dos son dos perdedores por distintos motivos, pero ellos viajan en el tiempo por situaciones personales muy reconocibles y en donde te montas con ellos. Desde momentos más angustiosos a momentos muy divertidos, porque la situación tanto Mauro como Carolina lo dominan muy bien, los códigos esos los manejan muy bien. Cuando el personaje cae y la gente se queda diciendo : Dios! y se congelan las risas, rápidamente sin perder la situación meten tres, cuatro frases brillantes.

Básicamente es una comedia muy divertida y que creo que siempre viene bien. Dicen que en tiempo de crisis viene mejor, yo creo que si, ver una buena comedia como es esta, con dos actores sudando, que se dejan la piel ahí arriba, pues siempre es de agradecer.  A mi como espectador me gusta la entrega de un actor. Yo la rutina de un actor no la consiento, me indigna. Nosotros salimos ahí porque es nuestro proyecto y lo disfrutamos


Empezaste a los veinte años en el mundo del doblaje ¿Cómo surgió la idea?
Estaba haciendo teatro en Madrid y la gente de la profesión que venía a ver la función, alguno de ellos se dedicaban también al doblaje y me ofrecieron contratarme en doblaje. Me hicieron pruebas porque venía películas de estas… todos los Tom Cruise, los Tom Hanks, hechos unos chavalillos, y películas de universidad,  una invasión de películas joven brutal… y la profesión no estaba preparada, entonces necesitaban gente joven. Y haciendo pruebas me contrataron. Yo terminaba de hacer teatro y me ofrecían la seguridad de tener un sueldo al mes, que bueno para sacar mi familia adelante, porque mi madre era viuda y mi hermano pequeño estaba también a nuestro cargo… Así que bueno, por la seguridad de llegar a final de mes.

Y luego es una profesión que me ha gustado mucho. Me ha dado de comer durante 25 años muy bien, muy dignamente y donde yo me he desarrollado como actor, porque de los 12 a los 20 me ofrecieron una carrera de adolescente, y de los 20 hasta los 45 que fue cuando a mi la gente me empezó a conocer con “Aquí no hay quien viva”, así que si yo me he desarrollado en algún sitio como actor y he crecido ha tenido que ser en un doblaje, doblando de ocho de la mañana de a diez de la noche.

¿Hay algún personaje al que le guardes un especial cariño?
Es que son muchos y siempre me salen los mismos… Son 25 años… Los dibujos animados me han encantado siempre, de Disney y anteriores he hecho un montón: Fraggles, Teleñecos, Barrio Sésamo… Hay doblajes que te gustan especialmente, a veces no son muy difíciles, pero yo siempre nombro el de “El Cuervo”, no porque fuera más difícil porque no lo era, pero a mi me pareció una película muy especial y en un momento de mi vida que yo dirigía doblaje y me encargaron el doblaje. Fue mi contacto con Disney Buenavista como director de doblaje y ahí nació una relación con Disney que se alargó mucho en el tiempo. Y luego, viéndola es que una película muy especial, es el primer cómic bien hecho y sin embargo tu sigues viendo “El Cuervo” tiene un ambiente que sigue siendo el del cómic.

¿Doblajes difíciles? Geoffrey Rush en Shine ¿doblajes divertidos? La Vida de Brian, me lo pasaba pipa.

Recibiste el Premio Unión de Actores por tu personaje en “Aquí  no hay quien viva” ¿Qué te ha aportado Juan Cuesta?
Estar aquí tomándome un cola-cao contigo ahora por ejemplo.

¿Queda algo de Juan Cuesta en José Luis Gil?
Si,  pero si Juan Cuesta es el principio de una nueva etapa en mi vida. Ni mejor ni peor, mucho mejor en lo que es el reconocimiento hacia la gente y hacia la propia profesión ¿no? porque sales de unas cuevas de doblaje y de repente la gente te ve. Y segundo porque fue una apuesta muy arriesgada en su momento.

Todo “Aquí no hay quien viva” era arriesgado y todos nos enamoramos de nuestros personajes, bueno unos más que otros me imagino. A mi siempre me gustó mi papel y yo al principio hablé con los guionistas, porque el personaje está bien como contrapunto a otro, pero corremos el peligro de que se quede en el “tocapelotas” este, porque yo todos los presidentes que conozco son unos “tocapelotas” y unos bordes, no caen bien. Vamos a meterle algo para que cayera bien a la gente. Era un personaje tierno que luego cuando cierra la puerta de su casa es el más manejado de todos, pero conseguimos darle un toque y una ternura, que luego el público rápido se identificó. Yo estaba encantando, me lo pasaba muy bien.

¿Crees que las reposiciones constantes de la serie son perjudiciales para el actor?
No lo sé, pero a mi no me preocupa. A mi el tema encasillamiento no me preocupa. A mi me preocupa que no suene el teléfono, pero si el estar encasillado supone tener tres proyectos parecidos encima de la mesa y yo puedo elegir la que más me gusta.. todo hay que hacerlo bien. A mi no me importa estar haciendo comedia

A mi lo que me preocupa es que lo que esté haciendo me guste y a mi la comedia me gusta. No me siento en la necesidad de cambiar de género inmediatamente para demostrar nada… Me ha pillado mayor ya…
Yo si tengo trabajo quiero estar a gusto y disfrutando.

¿Podrías recomendarnos una película, un disco, una obra de teatro y un libro?
– Un disco: yo soy muy rockero, Deep Purple
– Un libro: mi referencia siempre fue mi abuelo leyendo El Quijote y yo me lo leí con 16 años por homenaje a mi abuelo, pero también otro libro que me marcó fue “Cien años de soledad” que también lo leí muy joven y me dejó metido en ese mundo mes y medio.
– Una película: El Padrino II
– Una obra de Teatro: Testigo de Cargo y también “la extraña pareja” es siempre un referente.

Muchas Gracias a José Luís y a todo el equipo por de “El Gran Favor” por hacer posible esta entrevista. Nos veremos pronto!

Añade tu comentario