Eva Almaya: “Debemos estar en continua formación”

eva-almaya

Este fin de semana llegaba a su fin ‘Mantengan la calma’, una nueva obra que hemos podido disfrutar en las salas de Microteatro por dinero y que contaba con Eva Almaya como una de sus protagonistas.

Nuestra entrevistada de hoy ha tenido numerosas participaciones en la pequeña pantalla, Paco y Veva, Días sin luz, Amar en tiempos revueltos o la más reciente  Como alas al viento en donde daba vida a Rocío Jurado son algunos de sus trabajos más destacados.

Ahora, mientras pisa las tablas de Microteatro, se ha sentando un ratito en esta butaca para hablarnos tanto de esta nueva obra como de sus trabajos anteriores.

Podemos verte en las salas de Microteatro por Dinero con la obra ‘Mantengan la calma’ ¿Qué puedes contarnos acerca de esta obra?

Es una obra que pretende tener en vilo al espectador, sorprenderle e incluso asustarle un poco… Y creo que lo hemos conseguido.

¿Cómo convencerías al público para que fuese a veros?

Les diría que es una obra bastante diferente de lo que se suele ver en Microteatro. Pasan muchas cosas en poco tiempo y el espectador se está sorprendiendo desde el minuto uno y no se esperan lo que va a pasar… A la gente le está gustando mucho la propuesta.

¿Cómo te has preparado a este personaje? ¿Ha requerido algo especial?

No, la verdad es que este personaje no entraña demasiada dificultad. Quizás lo que más me ha costado ha sido sacar la parte ¨más oscura¨ de mí…

¿Qué tienen las salas de Microteatro que desde hace un tiempo todos los actores pasáis por aquí? 

Lo más interesante para nosotros los actores es el reto de actuar con el público tan tan cerca. Es una experiencia muy gratificante. No te puedes despistar ni un segundo porque allí todo se ve. Sentir al público así, que casi les puedes tocar, exige un nivel de concentración y de compromiso muy altos.  Y repetir tantas veces la misma obra te da una agilidad actuando que no te dan las obras largas.

¿Qué es lo que más respeto te da cuando sales a escena en estos espacios tan reducidos? 

La proximidad del público a veces les provoca un pudor que hace que tengamos que comprometernos al máximo con ellos, con que todo salga bien y funcione perfectamente.

Empezaste estudiando Dirección y Administración de Empresas ¿Cuándo fue el momento concreto en que te diste cuenta de que querías ser actriz? 

Realmente siempre quise actriz. Desde que era una niña. Pero me decanté por estudiar una carrera universitaria antes para tener un ¨seguro de vida¨ si la carrera de actriz no me daba para vivir de ello.

Te preparaste en la prestigiosa escuela de Cristina Rota ¿Cómo recuerdas esa etapa? ¿Qué lección te ha quedado grabada más fuerte? 

Recuerdo esa etapa con mucho cariño. Aprendí muchas cosas. Es cierto que como más se aprende es trabajando, pero en la escuela aprendí a comprender mi cuerpo, mis posibilidades expresivas, mi voz… en general, aprendí a utilizar todas mis herramientas actorales.
La mayor lección que saqué de allí fue la importancia de formarse como actor. Se nota mucho los actores que se han formado y los que no. Y debemos estar en continua formación a lo largo de nuestra vida profesional. Eso también lo aprendí allí.

¿Qué pasa por tu cabeza cuando esperas que griten “Acción”? 

Pasan muchas cosas. Siempre hay un poco de nerviosismo. Estás tan concentrado en tantas cosas en ese momento… El personaje, el texto, las marcas, el espacio donde moverse para no salirse de cuadro… Pero todo fluye justo después de oír la palabra “acción”.

También hemos podido verte en varias series de Televisión y películas , ¿podrías resumirme brevemente que aprendiste de cada una de ellas?

Paco y Veva: mi primera experiencia con grandes actores y enormes profesionales como Beatriz Carvajal, Miguel Rellán o Secun de la Rosa.

– Amar en tiempo revueltos: fue un personaje pequeño pero entrañable. Y la suerte de trabajar con Pep Munné.

– Sin tetas no hay paraíso: mi primera “mala”. Era una mujer sin escrúpulos y disfruté haciendo de mala.

– Desde que amanece apetece: esto me costó mucho hacerlo porque estaba empezando y tenía que estar medio desnuda. Lo bueno fue que era una escena muy cómica y tanto el director, Antonio del Real, como el actor, Miguel Angel Muñoz, me ayudaron para que me sintiera cómoda.

– Sangre de Mayo: fue la tercera película que rodé con Garci. Me lo pasé genial en aquellos decorados, con aquel vestuario de época. Con Garci siempre he aprendido mucho.

Podrías recomendarnos:

Un libro: “La sombra del viento” de Carlos Ruiz Zafón

– Una película: “Amelie”

– Un disco: “Like a prayer” de Madonna

Una obra de teatro: “Burundanga”, de Gabriel Olivares. No me he reído tanto en mi vida! La he visto 3 veces.

Muchas Gracias a Eva y a todo el equipo que ha hecho posible esta entrevista.

Añade tu comentario