Entrevista con Ricardo Gómez por la obra ‘La Cocina’

"Ahora sé que el teatro no va a desaparecer en mi vida nunca. "

RicardoGomez_entrevista

Hace pocos días, el 25 de febrero concretamente, Ricardo Gómez cumplió 23 años y por eso hoy, por fin, traigo esta entrevista que me regaló hace unos meses pero que tenía reservada para publicarla en forma de regalo para este invitado tan especial y que se ha convertido en uno de los profesionales con mayor futuro de nuestra cultura.

Y es que el pasado 14 de Enero, durante la última edición de los Premios Forqué, tuve la gran suerte de poder conversar con Ricardo Gómez, y aunque acababa de anunciarse su nominación a los Premios Goya por su papel en la película ‘1898. Los últimos de Filipinas’ y estaba en dicho evento para hablar de esa cinta, yo necesitaba preguntarle sobre otra cosa, sobre ese montaje teatral del que tanto se habló en la recta final del pasado año y que muchos pedíamos a gritos que tuviese una reposición. Sí, estoy hablando de La Cocina’, esa espectacular obra que el Centro Dramático Nacional en colaboración con Barco Pirata llevaron a escena bajo la dirección de Sergio Peris-Mencheta, quien reunió a 26 actores para deleitar al público con algo increíble y que consiguió un Sold Out cada noche, durante las 35 funciones que tuvo el espectáculo.

Aunque antes de hablar de ‘La Cocina’ echemos la vista un poco atrás, ya que a pesar de la siempre mencionada juventud de mi invitado de hoy, es uno de los actores más habituales de nuestra ficción. Con 7 años se estrenó en la pequeña pantalla gracias a su papel de Carlos Alcántara en la serie ‘Cuéntame cómo pasó’ a quien lleva dando vida desde el 2001, un rol que le ha permitido crecer como actor y afianzarse con fuerza en el panorama nacional, demostrando que esto es solo el comienzo. Un trabajo que además ha compaginando con otros papeles como el que se disfrutó hace poco en la miniserie ‘El hijo de Caín’ o el desarrollado a través del cortometraje ‘Héroes de verdad’.

Pero es que, antes de pisar las tablas del teatro bajo la dirección de Peris-Mencheta, el intérprete madrileño, también se puso bajo las órdenes de otra directora de renombre como es Blanca Portillo, con quien trabajó en ‘Siglo XX… que estás en los cielos’.

Ahora, sigue triunfando una temporada más con ‘Cuéntame cómo pasó’ pero también lo ha hecho con su primera película, la ya citada ‘1898. Los últimos de Flipinas’, un papel por el que la Academia le tuvo en cuenta en la última edición de nuestros premios cinematográficos más importantes, nominándole como Mejor Actor Revelación.

Hoy, converso por primero vez (y espero que no sea la última) con Ricardo Gómez, un intérprete que se deja la piel encima del escenario y que enamora a través de la cámara. Un actor al que hay que seguir muy de cerca y a quien por suerte, se le puede ver en todas las áreas que su profesión le ofrece. Un profesional que no para de crecer y transmite su amor por su profesión con cada frase que pronuncia y cada trabajo que lleva a escena.

Acabamos de disfrutarte en el teatro con ‘La Cocina’ ¿Cómo ha sido la experiencia de participar en un proyecto así?
Ha sido una experiencia brutal. Lo que ha hecho Peris-Mencheta es aparte de un trabajo muy virtuoso, es un milagro. Ha juntado a 26 personas, las ha metido en un escenario en 360º y nos ha tenido al ritmo de Chevi Muraday con una coreografía de un texto escrito en los años 50 y ha salido bien.

Desde el primer momento todo el elenco confiamos en el talento brutal de Sergio y hemos disfrutado muchísimo de todo el proceso, de todas las funciones, de ese patio de butacas lleno desde el primer día… El segundo día ya estaban vendidas todas las funciones! Y eso, viviendo en un momento en que hay teatros que hacen funciones para 12 personas o para 20, pues el caer en una función como esta hace que solo tenga palabras de agradecimiento para Peris. Porque sí que es verdad que me parece que el teatro está viviendo una especie de nueva vida en la que cada vez hay proyectos más interesantes y más teatros llenos y espero que siga siendo así, y espero que se multipliquen, pero no es fácil hacer lo que ha hecho él y bueno ahí hemos sido soldados de Wesker y soldados de Sergio.

¿Qué sentiste cuando os dijeron que para las 35 funciones estaba todo vendido y que queríamos una prórroga?
Quiero salvar todas las distancias, pero es un poco lo más parecido a lo que entendemos por teatro inglés o teatro americano, en cuanto a que la gente hace cola en la calle todos los días desde las 18:00h de la tarde para conseguir sus entradas. Porque por desgracia no es habitual que en España los teatros se llenen el primer fin de semana para un mes y medio y haya gente pidiendo en la puerta que a ver si se ha quedado un hueco libre. No sé cuantas veces se vive eso en la vida y he tenido la suerte de que con 22 años lo he vivido ya una vez.

¿Qué te ha aportado esta experiencia como actor?
A mi me ha metido el veneno del teatro en la sangre y me ha dado la seguridad de que esto no va a desaparecer en mi vida. Porque ojalá que hayan más proyectos de televisión o de cine, pero ahora sé, que el teatro no va a desaparecer en mi vida nunca.

¿Y qué es lo que te ha aportado Sergio Peris-Mencheta?
No podría decírtelo. Me ha aportado muchísimas cosas como actor, pero más cosas como ser humano. Hablar con Peris es hablar con alguien con una inteligencia emocional y una sabiduría muy importante.

¿Hubo algún momento durante la obra debido a la intensidad de la misma que pensases que no podías hacer este papel?
No. Siempre salían las mismas palabras de la boca de Mencheta y de Víctor, el ayudante de dirección: “Confía, confía que nos gusta!”

Añade tu comentario