Entrevista a Guillermo Barrientos por la obra ‘Amores Minúsculos’

" Los amores están para ser vividos"

guillermo_barrientos

Hoy tengo la suerte de traer Guillermo Barrientos, uno de los jóvenes actores que conforman el elenco de la obra teatral Amores Minúsculos que acaba de estrenarse en Nave 73 y que desde su estreno no ha parado de recibir buenas críticas.

Guillermo Barrientos alcanzó la popularidad gracias a la serie diaria de LaSexta, SMS, en donde compartió cartel con Amaia Salamanca, María Castro o Mario Casas. Luego llegaron más títulos como ¿Hay alguien ahí?, El Barco, Gran Hotel o Bandolera. Además de la TV Movie de Daniel Calparsoro, El Castigo, en donde tuvo el papel protagonista.

En el cine le hemos podido ver en ‘El Concursante’ o en la película de terror y no apta para todos los públicos, Secuestrados en donde comparte cartel con Manuela Vellés.

Ahora tras el éxito rotundo de ‘La Ratonera’ con la que estuvo de Gira por toda España y tras su reciente papel en ‘En el nombre de la Rosa’, Guillermo Barrientos vuelve a los escenarios con la obra de teatro Amores Minúsculos con la que nos hablará de esas pequeñas historias que merecen ser contadas y de esos amores que aunque nunca pensamos que serían importantes, llegaron a marcar nuestras vidas.

Estrenas una nueva obra de teatro, ‘Amores Minúsculos’ ¿Qué puedes contarnos sobre ella?

Amores Minúsculos habla de situaciones reconocibles para cualquiera. Habla del gran tema entre los temas. El amor y los conflictos que produce, como es vivido por una serie de personajes ubicados en un entorno urbano y actual. El miedo al compromiso, los anhelos, los sueños, las frustraciones y sobre todo, es una invitación a VIVIR con mayúsculas, a no tener miedo de sentir, a dejar que las cosas sucedan y a aceptar que los amores están para ser vividos y que de todos y de cada uno de ellos podemos aprender mucho ya sean pequeños, medianos o grandes. Duren lo que duren.

¿Cuál es tu papel en ella?

Interpreto a Nacho. Un joven extrovertido, soñador y juerguista. Le gusta divertirse, disfrutar de sus amigos y trata de abrirse camino como ilustrador, su gran pasión. Pero bajo su carácter abierto, bromista y alocado se encuentra una frustración grande por llevar una vida sentimiental demasiada superficial y frívola. Anhela encontrar a alguien con el que compartir algo más que un polvo superficial.

Es una obra adaptada de un cómic. ¿Cómo te has preparado el personaje? ¿Has partido de cero o has podido leer la obra?

Las claves del personaje me la dieron en primer lugar el texto, lo que dice y hace el personaje. Después la visión de Iñaki Nieto y como quería trasladar esta historia al escenario, y por ultimo el cómic fue de gran ayuda trasportándome al universo visual creado por Alfonso Casas, el autor. Cuando conocí a Iñaki me habló de esta historia y me pasó el libreto que él había escrito a partir del cómic. Creo que la esencia de Amores Minúsculos se mantiene muy bien, pero obviamente ha habido que adaptarlo todo para poder llevar esta historia al teatro y dotar de vida a unos personajes que se han transformado desde las viñetas a actores de carne y hueso que los interpretamos en el escenario.

¿Cuál crees que pueden ser las claves de su éxito?

Principalmente que conecta de manera directa con situaciones reconocibles por todo el mundo de una manera fresca y natural. Creo que ‘Amores Minúsculos’ nos habla directamente a nosotros. Todos hemos podido vivir o sentir episodios y emociones similares a las que viven los personajes en esta obra de teatro. En ese sentido, creo que los personajes generan de inmediato una gran empatía con el público. Si a ello unimos una puesta en escena, una música y unos actores que sepamos transmitir toda esa emoción contenida en esta historia, creo que ‘Amores Minúsculos’ puede tener mucho recorrido. Ojalá.

¿Qué sientes antes de salir a escena, cuando el telón empieza a subirse?

Unos nervios que tienen mucho de adrenalina, respeto y ganas de lanzarme al escenario. Es un cocktail explosivo que te hace sentir muy vivo. Una sensación excitante que engancha entre un “quién me manda a mí meterme en este berenjenal” y un “a por ellos”.

¿Eres un actor que está abierto a la improvisación? ¿Cómo haces para que un papel no sea monótono en el teatro?

La improvisación es estupenda siempre dentro de unos límites y un control. Primero has de ver hasta qué punto te permite el texto y el director tener cierta libertad sobre lo que dices y cómo lo dices. Luego has de tener en cuenta a tu compañero y pactar con él unas pautas para no dejarle descolocado. Y por último hay textos y textos. No es lo mismo “Amores Minúsculos”, un texto actual, fresco y desenfadado que puede dar lugar a cambios y a cierta improvisación, que meterte a destrozar textos clásicos donde a de primar un respeto hacia el autor y la obra que escribió. Aquí tenemos la suerte de que el autor es el director e Iñaki es un gamberro al que le gusta que probemos cosas y le encanta que le sorprendamos.

Por lo demás yo creo que si un actor está en el escenario disfrutando del aquí y del ahora y de lo que sucede en cada momento, no hay dos funciones iguales y aunque el texto sea el mismo, el viaje emocional que te propone como actor siempre ofrece cosas nuevas y siempre puedes encontrar y sorprenderte con tu personaje y con la historia que cuentas. Es un proceso muy interesante con el que se va creciendo a medida que vas haciendo funciones.

¿Qué te aporta el cine, la televisión y el teatro?

Pues cine y televisión lo englobo en algo similar. Quizás la diferencia más clara es el tiempo. La televisión va mucho más rápida y el cine requiere de una mayor meticulosidad, de más planos y en definitiva de más tiempo para rodar menos con más mimo por los detalles y por el cuidado de las imágenes y de lo que se cuenta.

Tanto en uno como en otro tú eres parte del engranaje y lo que se vaya a ver luego en pantalla depende en gran medida del montaje y de la visión del director. Digamos que el resultado de tu trabajo sólo es parte y lo que el espectador vea va a ser una obra audiovisual en la que tú estás inserto de determinada manera. En defnitiva no eres tan dueño de tu ni estás tan expuesto como cuando estás en un escenario, donde en el momento de la representación estás tú y el público, sin trampa ni cartón.  El teatro ofrece una inmediatez y una experiencia viva única tanto para el actor como para el público.

Sin embargo cada medio tiene su código y trabajar para un director, una serie de TV o en una película también puede ofrecer unas sensaciones de intimidad y de trabajar en los pequeños detalles que en el escenario  no se pueden dar, dado que tienes que comunicar a todo el público, de la primera a la última fila.

Ahora voy a decirte una serie de trabajos tuyos y me gustaría que me resumieses que han significado para ti a nivel personal y laboral:

– SMS: fue de mis primeros trabajos como actor. Aprendí muchísimo, sobre todo a trabajar con las cámaras y a resolver rápido ya que en una serie diaria se graban las secuencias a mucha velocidad y no puedes fallar, ya que retrasas a todo el equipo y hay un plan de rodaje muy ajustado. A nivel laboral, me dio cierta popularidad que siempre ayuda para que te tengan en cuenta para otros proyectos.

– El Castigo: Una gran experiencia metidos en La Pedriza casi un verano entero. Fue duro, emocionante y muy divertido poder grabar con Daniel Calparsoro una historia tan física de cómo unos chicos quería escapar del infierno de un remoto “campamento de reeducación” para jóvenes conflictivos. Tuvo unas audiencias espectáculares y fue una gran oportunidad profesional.

– La Ratonera: Me curtí en el escenario con esta función. Tres meses en Madrid colgando el cartel de entradas agotadas casi todos los fines de semana en un teatro de más de 800 localidades y luego de gira por muchas ciudades del país. Mas de 200 funciones. Fue un aprendizaje impagable sobre la disciplina que requiere el oficio de actor para poder subirse practicamente todos los días a los escenarios.

– ¿Hay alguien ahí?: Para mi fue una serie a medio camino entre la TV y el cine. Prácticamente todo el equipo provenia del segundo y el presupuesto de la producción, el cuidado de los guiones y en el rodaje, hicieron que se hiciera una serie de TV de gran calidad. Lástima que la segunda temporada  tardara tanto en estrenarse y que finalmente pasara sin pena ni gloria. Sin embargo se ha vendido muy bien en el exterior…

– Secuestrados: Miguel Ángel Vivas escribió un guión brutal sobre el asalto a una vivienda. Cuando me dijo que quería contar conmigo fue un subidón y un reto enorme para todo el equipo querer rodas esta historia en unos pocos planos secuencia en apenas dos semanas. Nadie estaba seguro de que fuera a salir bien. Pero el resultado fue una pasada y la peli no deja indiferente a nadie. Ahora, por su alto contenido en violencia no es apta para todas las sensibilidades… Por lo demás, la película llamó mucho más la atención fuera de España que aquí, ganando premios a  nivel internacional y teniendo éxito de taquilla en Japón o EE.UU.

Y ahora ya para finalizar, toca un juego que me gusta hacer con todos los entrevistados para conoceros un poco mejor. Voy a pedirte una serie de recomendaciones…

Un libro: ‘Libertad’ de Jonathan Franzen.
– Una película: La Caza.
– Un disco: ‘If’ de los murcianos ‘Neuman’
– Una obra de teatro: ‘Misántropo’ de Miguel del Arco.


Recordad que ahora mismo podéis disfrutar del talento de Guillermo Barrientos en la obra teatral Amores Minúsculos los fines de semana en Nave 73 (Madrid). Además debido al éxito de las primeras funciones, se ha prorrogado en Julio con funciones los martes y miércoles (M8, X9, M15, x16) en las sesiones de las 20.30h y los sábados y domingos (S12, D13, S19,D20) a las 20.00h.