Entrevista con Antonio Rincón-Cano por la obra ‘Ay, Carmela!’

"Hacemos teatro para y con el público, existimos gracias al espectador"

Antonio_Rincon

La semana pasada, GNP Producciones y Maldito Veneno presentaban la obra ‘Ay, Carmela!’ con el cartel de entradas agotadas para ese fin de semana. Ahora, el montaje, que cuenta con texto de José Sanchís Sinistierra y dirección de Antonio Rincón-Cano, estará en la sala La Fundición de Sevilla hasta el 19 de Febrero.  Hoy converso con su director, sobre este  gran éxito y sobre su experiencia dentro del apasionante mundo de las artes escénicas. 

Antonio Rincón-Cano es un dramaturgo teatral que lleva en esta profesión desde los 18 años. En la actualidad, compagina su vida entre Sevilla y Madrid, allí trabaja como ayudante de dirección de Ignasi Vidal. Ahora, nos presenta la obra ‘Ay, Carmela!’, en donde dirige a Alicia Moruno y a José Chía, para traernos una historia, que el mismo define como: “Una de las historias de amor más bonitas que jamás se han contado en el teatro”.

Diriges la obra Ay Carmela!’ ¿Qué puedes contarnos sobre ella?
¡¡Hay tantas cosas que contar de ‘¡Ay, Carmela!’!! Primero que es una obra en la que descubres cosas nuevas en cada lectura, en cada ensayo, en cada función. Segundo, es una de las historia de amor más bonitas que jamás se han contado en el teatro. Tercero, que es necesaria. No podemos olvidar, no podemos borrar de la mente que nuestra guerra, porque es de todos los españoles, destruyó muchas historias como esta. No podemos dejar que la Guerra Civil se acabe convirtiendo en una serie de fechas y lugares, fue protagonizada por hombres y mujeres, por seres humanos, que amaban, que soñaban, que reían. Y aunque el público no lo crea a priori, es una función en la que además de hacerte preguntas, también te diviertes.

Habéis agotado las entradas para las funciones que tendréis en La Fundición ¿Cuáles crees que son las claves de vuestro éxito?
Yo creo que se nos ve desde lejos que somos una compañía que amamos lo que hacemos, ponemos todo el corazón y, al final, el público siempre responde positivamente a eso. Y también, que no nos olvidamos de ellos. Hacemos teatro para y con el público, existimos gracias al espectador.

Esta obra nace de tu compañía ‘Maldito Venenojunto a GNP Producciones ¿Cómo decidiste embarcarte en la aventura de formar parte de una compañía teatral?
¿Es que hay otra forma de hacer que tu oficio se convierta en tu profesión? Si queremos que nuestras carreras sean largas, primero debemos apostar por nosotros mismos, ya nos ofrecerán proyectos, pero primero tenemos que crearlos, dar a conocer nuestro trabajo. Y también porque esta compañía la forma un equipo humano que lleva trabajando duro mucho tiempo. Tenemos el deber de potenciarnos los unos a los otros, de darnos oportunidades. Mi primera compañía, ‘La Tasca Teatro’, la fundé con dieciocho años, no sé hacer teatro de otra forma que no sea reuniendo a gente en la que creo y desde la honestidad, con mis manos y mis pies. Y porque a Jose Chía no se le puede decir que no, él es pieza fundamental para que yo esté hoy aquí hablando contigo. Como también lo es Montse Pérez y todo el equipo que forma GNP, están haciendo mucho por el tejido teatral de Andalucía.

¿Cuanto habéis tardado para llevar a escena la obra?
No sé responderte a esa pregunta. La obra no ha llegado a su punto final. Es ahora cuando empieza a ser. El periodo oficial de ensayos ha durado 22 jornadas de trabajo. Del 10 de enero al 5 de febrero. Pero antes hemos tenido lecturas, reuniones para encontrar nuestro motor estético y ético, un laboratorio de cuatro días para ayudar a los actores a dar carnalidad a Paulino y Carmela, encuentros del equipo creativo…

¿Qué les has pedido a a tus actores?
Lo que me pedían mis maestros: sed sinceros y disparad amor. Y que disfruten el proceso.

¿Cual es la mayor dificultad a la que te has enfrentado como director teatral?
¿En toda mi carrera? Una sustitución que tuve que hacer para dirigir un espectáculo infantil musical para niños sordos y ciegos, casi “ná”. ¿Cómo salí vivo de allí y cómo decidí seguir adelante con esta carrera? No lo sé. Sí sé que a Sara Montiel le gustó mucho (ríe), pero ella no era ni sorda, ni ciega. Pero la verdad es que me encontré a gente maravillosa en ese montaje, actores y actrices con mucho talento.

¿Qué le dirías al público para que fuera a veros?
Que es una función llena de humanidad, donde ríes y se te queda también un pellizco en el alma. Una función de esas que no olvidas a los personajes fácilmente y que Alicia Moruno y Jose Chía hacen un trabajo maravilloso, con mimo, con ganas, que no se pueden perder, como el trabajo que hace todo el equipo, desde el asesor de cuerpo hasta el que ha clavado la última puntilla.

¿Qué has intentado transmitir a los espectadores con este montaje?
Que no podemos permitir que las bombas sigan destruyendo historias de amor.

Para acabar, me gustaría invitarte a participar en un tipo test que realizo a todos mis invitados. Es un juego para conocerte un poco mejor en donde te pido una serie de recomendaciones:

– Un libro: ¿Puedo decir dos? ‘La línea de la belleza’ de Alan Hollinghurst y ‘Cien años de soledad’ de Gabriel García Márquez.
– Un disco o cantante: Silvia Pérez Cruz, Björk, Jack Johnson, Sadie Jemmett… No sé decir uno…
– Una película que hayas visto recientemente: ‘Violetas Imperiales’… No me preguntes el motivo, (Ríe).
– Una película que siempre recomiendes: ‘Déjame entrar’ de Tomas Alfredson
– Un cortometraje: ‘Hamburgo’ de Sergio Álvarez.
– Una obra de teatro que te haya marcado: ‘Elling’ con dirección de Andrés Lima.
– Una obra de teatro que quieras ver y esté en cartel: Me apetece mucho lo que viene en marzo a Madrid: ‘He nacido para verte sonreír’ de Messiez y Festen con dirección de Magüi Mira.
– Una serie de Tv al que estés enganchado: ¿Una? Bueno, vale… ‘Juego de Tronos’.
– Una serie de Tv que siempre recomiendes: ‘A dos metros bajo tierra’.

Añade tu comentario