Entrevista a Vicky Gómez por el musical ‘Flashdance’

"Sueñes lo que sueñes, si quieres puedes conseguirlo"

VickyGomez_entre

Nunca se me ha dado bien bailar, pero me enganché de manera absoluta a la primera edición de “Fama a ¡Bailar!” (2008) y la culpable fue Vicky Gómez, quien con su talento y carisma me conquistó  a mi y también a millones de espectadores que aún a día de hoy, recordamos su paso por el exitoso programa en donde además se coronó como la campeona absoluta. Un triunfo que vaticinaba una carrera que no iba más que a crecer. 

Formada en diversas escuelas de danza a lo largo de todo el mundo como “Broadway Dance Center” (Nueva York), “Debbie Reynolds” (Los Ángeles), “Estudio Edge” (Los Ángeles) o “Pineapple” (Londres), mi invitada de hoy se ha convertido en una de las coreógrafas y bailarinas más reconocidas y solicitadas de nuestro país, y un claro ejemplo de ello es que en su currículum se pueden ver algunos de los programas más exitosos de nuestra televisión como son “Tu cara me suena” (2011-2016), “La Voz” (2015), “Bailando con las estrellas” (2018) y más recientemente, las dos nuevas ediciones de “Operación Triunfo”.

Ahora, Vicky Gómez, quien también consiguió que desde que saliese de “Fama a ¡Bailar!” me empezase a fijar más en los cuerpos de baile que acompañaban los números musicales, se adentra por primera vez como coreógrafa teatral para hacerse cargo de los números musicales de “Flashdance” el montaje que podrá disfrutarse en el Teatro Tívoli de Barcelona hasta el 22 de abril. De este último trabajo y de otras muchas cosas hemos conversado en la siguiente entrevista.

Desde el pasado 7 de marzo podemos ver en el Teatro Tívoli de Barcelona, el musical “Flashdance”, en donde los números de baile han sido coreografiados por ti ¿Qué puedes contarnos sobre este nuevo trabajo?
Para mi ha sido todo un reto, porque yo soy una bailarina y coreógrafa que siempre ha estado más ligada al mundo de la televisión pero pasarme al teatro era un reto que me apetecía mucho vivir y aprender de él. Y la verdad también porque con un musical como ‘Flashdance’ en donde el baile es el protagonista y por lo tanto las expectativas de todo el mundo respecto al baile serían altas.

Yo quería hacer un buen trabajo que cuando la gente viniera a vernos pudiera vivir esa esencia de los 80 pero a su vez que también la propuesta tuviera algo actualizado y en donde las nuevas generaciones pudieran sentirse identificadas. Pienso que todo eso hace crecer el show.

¿Cómo has creado esos números de baile? ¿Venían ya con la base original o has partido de cero?
No, yo cuando llego a “Flashdance” lo primero que hago es volver a ver la película, porque claro que la había visto pero hacía muchísimos años que no, entonces vuelvo a verla y miro con especial cuidado los números musicales para mantener esa esencia de los 80 que se pudieran también reflejar en el musical. Y una vez hago este estudio pues a partir de ahí todos los números han sido renovados, y aunque rescato momentos, todos los números son 100% creados para el musical.

Este proceso de creación ¿Cuanto tiempo te ha llevado?
A lo mejor ha sido en total un mes más o menos lo que es la parte de creación solamente y luego hemos estado dos meses de ensayo con el elenco tanto de actores como de bailarines.

¿Las coreografías las creas antes de saber el cuerpo de baile que vas a tener o las amoldas en función de ellos?
Primero una de las cosas que yo hice para poder transformar los números es verme nuestro guión y entender en que momento sucedía cada número respecto a la historia que queríamos contar y entonces tener en cuenta qué queríamos transmitir con cada número musical. Para mi ‘Flashdance’ mezcla perfectamente tres estilos, algunos de los 80 que quería representar y otros más actuales que también quería plasmar. Y luego por supuesto el elenco que te viene también te marca mucho, porque en función de estos estilos que yo quería trabajar y llevar al escenario pues también hemos hecho un casting de acuerdo a esos estilos que necesitábamos representar. El casting iba dirigido hacia ese tipo de bailarín, que la verdad que es bastante versátil porque al final no solamente es un estilo si no varios, y luego sucede que en los castings te vas encontrando con diferentes opciones y al final es un engranaje de la propuesta inicial que yo tengo en mente con lo que te vas encontrando por el camino. Busco que al final se adapte al elenco y a nuestras posibilidades.

¿Qué les has pedido a tus bailarines en este espectáculo?
Yo les he exigido bastante, pero lo que más les he pedido es pasión y entrega. Creo que si algo transmitía esta película cuando la ves y cuando ves los números que tenía de baile es precisamente eso, al final cuenta la historia de una bailarina cuya pasión es bailar, entonces lo que no nos podía faltar a nosotros es pasión, entrega y muchísima energía.

Además de coreógrafa, eres conocida por ser una de las mejores bailarinas que tenemos ¿Cómo difiere el enfrentarte a un trabajo como bailarina a hacerlo como coreógrafa?
Para mi es un reto mucho mayor porque al final como bailarina pues representas la visión o el movimiento de otros, pero al final como coreógrafa son muchas cosas. Al final tienes que idear una puesta en escena con una sucesión de movimientos que haga que la gente se emocione con ella, que tu elenco de bailarines conecte con ella y que eso que tú tienes en mente se transforme y tenga forma a través de ellos, pero luego también que conecte con un público que no es tan amante de la danza pero que aún así se emocionen contigo, con tu propuesta y que conecten con lo que tú estás representado. Para mi eso es el gran reto.

¿Qué le dirías al público que no haya visto la película o que no sea un habitual de los musicales para que vaya a veros?
Pues es que yo creo que tenemos un musical que como te decía está lleno de energía, de motivación, de números musicales que te hacen vibrar y que te mantienen totalmente enganchados a la historia. Y creo que nuestro fuerte es precisamente es eso, que cada número te va contagiando de esa energía de los personajes y de los bailarines.

Por eso creo que el público se va a de allí con la sensación de haber vivido un momento muy fuerte y también transmitimos lo mismo que la película, que es algo muy básico y que conecta con cualquier persona que venga a vernos, y es que: sueñes lo que sueñes si quieres, puedes conseguirlo. Creo que te vas con un chute de energía y motivación súper fuerte y por eso merece la pena.

Hablando de sueños… ¿Crees que todo aquel que se lo proponga puede dedicarse al baile o qué es necesario una serie de cualidades innatas?
Yo pienso que es como todo. Sí que es verdad que quizás necesitas ciertas cualidades digamos un poco innatas, pero conozco a mucha gente, muchos bailarines que a lo mejor de primeras no tienen esas condiciones innatas tan desarrolladas y han conseguido ser bailarines y vivir de ello. Entonces yo confío mucho en no rendirse, en el trabajo duro, en la disciplina y que si quieres puedes llegar a donde te propongas. Por eso no creo que solo sea solamente exclusivo para los que tengan ese don, si lo tienes Olé! y muchísimo mejor porque todo va a ser más fácil, pero incluso aún cuando no lo tienes y el reto es aún mayor pero si quieres puedes conseguirlo y conozco claro ejemplos de ello, así que confío plenamente en ello.

He leído que de pequeña tu madre te apuntó a unas clases de baile y que luego ya con “UPA Dance” te llegó más la pasión y lanzaste a luchar por tu sueño. ¿Es eso verdad?
Sí sí. Más que llegarme la pasión lo que me pasaba de pequeña es que mi madre me apuntaba ya sean a clases de guitarra, gimnasia rítmica, actividades extra escolares… Entonces ¿qué pasa? que cuando tú vas a estas clases lo ves como eso, como un hobbie, como algo que te gusta, pero es verdad que nadie te suele decir:  “¿qué quieres de mayor, ¿médico? ¿enfermera?” pues a lo mejor te hablan de las profesiones más habituales, pero nadie te dice: “¿Te gustaría ser bailarina?” es como que no hay esa cultura de que ser artista sea también un profesión.

Yo recuerdo que no tenía esa visión porque nadie me la había dado ni tenía a nadie cercano que fuese artista y después cuando empecé a ver la serie “Un paso adelante” me di cuenta de que había gente que luchaba por ser profesional de la danza, o ser cantante o ser actor. Digamos que fue algo que me abrió los ojos como que eso que a mi me encantaba hacer en mis clases extra-escolares podía ser una forma de vida.

Cómo bailarina ¿Qué sientes justo antes de salir a escena, cuando las luces se apagan y la música empieza a sonar?
Yo creo que ese momento es como si se paralizasen los pensamientos y lo único que sientes es la conexión con la música. Es un momento también como de conectar con la parte más autentica de ti misma, porque hay cosas que yo creo que no se pueden transmitir o al menos a mi me ha pasado así. Yo ha habido cosas que no he podido transmitir a través de la comunicación verbal pero siento que puedo liberarla a través de mis movimientos.

Es una emoción súper especial de conexión con la música y si ha sido en un teatro con público, pues con ellos también. Pero sobre todo conmigo misma.

A lo largo de todos estos años que supongo que habrá sido un camino muy duro, ¿Ha habido algún momento en qué te hayas arrepentido de luchar por este sueño?
No arrepentirme no. Bueno a ver… recuerdo que 16 años cuando me fui de Salamanca y me vine a Madrid porque entendía que allí no podía evolucionar más y porque, como digo yo, los bailarines tenemos una fecha de caducidad que es bastante temprana, pues siempre tenía la necesidad de evolucionar lo más rápido posible. Entonces yo recuerdo que el primer mes que me vine aquí pensé: “Madre mía! Qué he hecho?! que he dejado mi familia, mis amigos, todo… por esto! y ahora estoy aquí más sola que la una”.

Sí que es verdad que vives momentos así, pero es verdad que después de ese momento siempre he sido feliz haciendo lo que he hecho, siempre me ha compensado el sacrificio, que es grande porque tienes que dejar muchas cosas por conseguirlo, pero no, no han habido momentos de arrepentirme de la decisión, la verdad que no.

¿Entonces le dirías que no se rindiesen a aquellos que alguna vez dudan de sus sueños?
Totalmente. Incluso muchas veces dentro de ese sueño a lo mejor hay muchas formas de darle salida. A veces nos empecinamos en que sea uno muy concreto y a veces el camino nos lleva por otro y tenemos que ir escuchando por donde nos está llevando la vida porque podemos descubrir que es ese, pero con ciertos matices y que al final si no es ese exactamente el que tienes en mente, ese sueño te va a llevar a una forma diferente que seguro que es la que es para ti y llegará si sigues ahí claro.

¿Hay algún artista con el que para ti sería un sueño poder trabajar?
La verdad que a mi me suele gustar más la música internacional porque yo sobre todo escucho Hip Hop y RnB… entonces hay artistas como Beyoncé o Ariana Grande que me parecen brutales y que para mi sería un sueño.

Me gustaría hacer un pequeño balance de tu larga carrera y me he centrado en tres trabajos para que me cuentes que te han aportado a nivel personal y laboral:

  • Fama a ¡Bailar!: Pues “Fama” a nivel profesional me curtió muchísimo y me dio una experiencia brutal en cuanto a coger tablas sobre un escenario. Hacíamos un directo cada día y casi cada día estábamos bailando en un programa de TV, con la repercusión que luego tuvo… Cogí muchísimas tablas y aprendí muchísimo de todos mis compañeros y de los profesores. Y a nivel personal pues no se puede explicar casi. Es una experiencia única que solamente la gente que lo haya vivido puede entender lo que supone. No sé, fue como muy intenso y duro también, porque no es fácil estar cuatro meses encerrado por mucho que ames bailar, es un poco de complicado de gestionar a nivel emocional porque todo se te hace el triple de grande, pero también creo que fue como una escuela a nivel de inteligencia emocional, de gestionar tus emociones… y luego pues obviamente cuando salimos recibimos tantísimo cariño por parte de la gente pues eso es algo que a mi llenó muchísimo. Mucha gente que se acercara para decirme: “me encanta lo que haces!” o “Gracias a ti me he dado cuenta que quiero bailar”… eso no tiene precio.
  • Tu cara me suena: Ha sido otro programa que me encantado hacer porque es verdad que tiene ese punto de que puedes hacer cosas súper modernas y hacer cosas muy antiguas y recrear lo que forma parte de nuestra historia a nivel musical. Ha sido muy interesante, muy gratificante y muy divertido. Este programa tiene ese factor humor que hace que muchos de los números sean son súper divertidos de hacer. Ha sido otra escuela. A nivel personal me llevo muchísimas  personas muy especiales para mi, compañeros bailarines y grandes artistas que he conocido allí y con los que he tenido la suerte de trabajar también y sobre todo eso, las personas que me llevo y lo que he aprendido de todos ellos.
  • Operación triunfo: Yo siempre creo que nunca terminas de aprender cosas nuevas que son vitales y es verdad que con OT me pasó eso. De repente fue otro pedazo de reto, porque fue mi primer programa como coreógrafa, entonces… pues imagínate!! Algo tan grande que además es bastante intenso porque cada semana  tenemos que dar vida a una gala, donde obviamente tenemos un público exigente, que nos sigue cada semana y que espera mucho de las puestas en escena también. Sobre la marcha he aprendido muchísimo también de todo lo que rodea a la puesta en escena porque hasta ahora pues me preocupaba más de la parte que me correspondía como bailarina, pero al pasar al otro lado como coreógrafa pues aprendes muchísimo  sobre cómo transmitir y cómo plasmar las ideas en una coreografía para que esté conectado con lo que quieres transmitir con un número, y concretamente en televisión que al final dependes mucho de las cámaras, que no es como en teatro que es totalmente diferente. Y luego a nivel personal pues es un poco lo mismo. Para mi al final las experiencias significan lo que significan por las personas con las que los compartes, de nuevo me quedo con las personas con las que lo he compartido y lo que he ido aprendiendo de ellas, que son muchas cosas que no te las podría contar en un momento (ríe).

En el caso de OT, ¿las coreografías las tenías montadas en función del interprete o las amoldabas al intérprete que tenía que cantar el tema ?
No, porque nosotros hasta el mismo día del reparto de temas, esa mañana antes del reparto, era cuando se nos informaba de los temas que teníamos esa semana y concretamente para qué concursante iba a ir. Entonces cuando se hacían las reuniones de puesta en escena ya teníamos en cuenta qué temas eran y para quien. No tiene nada que ver hacerlo para un artista que para otro, en el sentido sobre todo hablando de mi parte, que hay chicos que tienen más facilidad para bailar y otros que menos, entonces dependiendo un poco de sus posibilidades pues metíamos más información o más contenido coreográfico para ese cantante o menos, respetando también un poco su esencia y buscando al final que pudiesen defenderlo de una manera cómoda. Que aunque supusiera un esfuerzo y un trabajo pues que al final fuese viable sacarlo adelante y nunca perjudicarle ni muchísimo menos.

Y hablando de Operación Triunfo, ¿Hay alguno de sus concursantes que te sorprendiese por su evolución?
De OT 2017 recuerdo mucho a Aitana porque ella siempre decía que no sabía bailar y que no se le daba nada bien, y bueno es verdad que tenía su dificultad pero poquito a poquito fue consiguiendo avances y yo al final del todo le vi hacer actuaciones donde había ganado muchísima seguridad y que lo estaba defendiendo muy bien también a nivel corporal. Ella me sorprendió bastante.

Ahora para acabar, me gustaría invitarte a participar en el tipo test que realizo a todas mis invitadas y que es para conoceros un poco mejor. Consiste en que me recomiendes…

– Un libro: Ahora mismo me estoy leyendo ‘El poder del corazón’.
– Una película que hayas visto recientemente: ‘La La Land’.
– Una película que no olvidas: ‘Titanic’.
– Un disco o cantante: Billy Ellis.
– Una serie de TV que siempre recomiendes: ‘La casa de papel’.
– Una obra de teatro que hayas visto recientemente: Últimamente tengo muy poco tiempo, así que me remonto al musical de ‘Billy Elliot’.
– Un obra de teatro que tengas pendiente de ver: Pues tengo dos, ‘West Side Story’ y ‘Anastasia’ que son dos musicales que tengo pendiente de ver.

 

** Fotografía realizada por Adasat Barroso (@adasat) y cedida por Vicky Gómez procedente de su cuenta personal de Instagram @vickygom3z **

Añade tu comentario