Eduardo Velasco: “Los sueños hay que perseguirlos”

EduVelasco2de2

Eduardo Velasco es junto a José Manuel Seda uno de los dos protagonistas de El Encuentro, una de las obras que ahora mismo está triunfando en Madrid y que gira alrededor de un encuentro que tuvieron los políticos Santiago Carrillo y Adolfo Suárez.

Nuestro actor protagonista de hoy es nacionalmente conocido gracias a sus papeles televisivos en series de éxito como Bandolera o El Internado. Además es el creador de la compañía ‘Avanti Teatro’ con la que ahora mismo tiene en cartel la obra ya mencionada ‘El Encuentro’ y además ‘El profeta loco’. De todo esto y de mucho  más nos ha hablado en esta entrevista que os dejo a continuación:

Llegáis a Madrid con ‘El Encuentro’ ¿Qué vamos a poder ver ella?

Vamos a ver varias cosas. Evidentemente es un espectáculo, es teatro y es entretenimiento. También vamos a ver un gran contenido basado en dos personajes que fueron dos puntales importantísimos en la historia reciente de nuestro país y sobre todo en el proceso de la transición. Podríamos decir que son los dos grandes padres de la transición.

Y por otro lado, podemos ver también una profunda propuesta de recepción y de invitación tanto a la clase política mediante el diálogo como a la población civil y a todo el público que venga a ver la función. Es una profunda reflexión también con tres preguntas fundamentales y muy existenciales para cualquier persona y ser humano, en este caso hacia un país: ¿Quienes somos? ¿Dónde estamos? y ¿Hasta donde vamos?

Creo que más o menos eso sería como todas las varillas del abanico que nosotros mostramos con este espectáculo, o por lo menos esa es nuestra intención y abrir al máximo el abanico desde el primer momento en que se abre el telón y empieza la función. Hay mucho encerrado, es un tipo de teatro de compromiso social, ideológico, filosófico… Lo que hacemos desde Avanti Teatro y partiendo de la base de ese entretenimiento y de ese espectáculo que debe de tener implícito una obra de teatro sobre un escenario también hay una profunda carga de reflexión.

¿Cómo convencerías al público para que fuera a verla?

El teatro debe ser entretenimiento, aunque el teatro tenga un gran contenido ideológico, político o social en un momento dado pero el teatro no podemos olvidar que es entretenimiento desde el inicio. Desde la antigua Grecia en el teatro hay un principio, nudo y desenlace. Debe de haber conflicto, debe de haber acción dramática, debe haber protagonistas y antagonistas, deseo y contradeseo, y todo eso está. Hay todo un sortilegio de estrategias que utilizan los dos personajes para convencerse mutuamente, el uno al otro.
Lo que nosotros mostramos desde el escenario es un thriller político, es una historia de suspense, de intriga, de estrategias para llevarse el uno o el otro el gato al agua. Entonces lo que reflejamos para aquella persona que no quiera ver el contenido político y quedarse más en el continente teatral, porque un cosa es el contenido y otra el continente… Quien no quiera ver el contenido, pues tiene un espectáculo con dos personas que les corren sangre por las venas, que cada uno sigue sus deseos, sus contradeseos y cada uno está tratando de llevarse al otro a su terreno. Es un homenaje que hacemos también.
Nos hemos basado en películas como ‘La Huella’ de 1978, como en el remake maravilloso que dirigió Kenneth Branagh en el 2007 con Michael Kane ya de mayor y con Jude Law por ejemplo. Es un duelo interpretativo en toda regla, son dos actores en estado puro.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar con Seda?

Guao! Seda es un compañero, un hermano, un amigo desde hace veinte años que nos conocemos y nos veníamos teniendo muchísimas ganas. Es de esos compañeros con los que da gusto trabajar porque como yo digo, se abre el telón y enganchas con la mirada a tu compañero y sale el barco del puerto. No sabes lo que te vas a encontrar pero el viaje siempre es maravilloso. Una vez que enganchas emocionalmente con tu compañero es una pasada. Y Seda y yo nos conocemos tanto y tenemos una relación también tan cómplice entre nosotros que nos vemos venir el uno al otro. Entonces día a día te puedo asegurar que cada día la función es completamente distinta para nosotros, es una experiencia nueva, como si llegásemos vírgenes totalmente a ese encuentro que tenemos como actores. Nosotros en el escenario no sabemos que demonios va a ocurrir. Dejamos que pasen cosas en el escenario y eso entre actores es lo más bonito que nos pueda pasar.

¿Cómo vives entonces la improvisación?

La improvisación siempre es un arma de doble filo. La improvisación pura y dura no existe. La improvisación debe de tener una escaleta, debe tener unos objetivos que tienen que estar claros. Yo puedo  improvisar en un momento dado para intentar conseguir algo. Si tu no tienes claro como vas a abordar esa conversación, evidentemente te va a salir rana. Tienes que tener muy claro que puntos son los que vas a tocar y cual va a ser la argumentación digamos para tu defensa.
La improvisación es lo mismo. Eso de súbete y hazlo!… No.. súbete y hazlo por qué estoy aquí? ¿qué estoy haciendo¿ y ¿a donde voy?. A partir de ahí yo puedo improvisar, pero la improvisación pura y dura, no creo en ese tipo de cosas…

‘El Encuentro’ es una nueva producción de tu compañía Avanti Teatro ¿Cómo surgió la idea de formar esta compañía?

Esta compañía ya se creo en el año 2005 con un primer espectáculo que fue una versión de Ricardo III que estrenamos en los Festivales de Almagro y de Palma de Rio. A partir de ahí me salió gira de ‘Solas’ y empezó a salirme trabajo por Madrid y la dejamos un poquito aparcada. El hecho de retomarla ahora desde mi punto de vista es un puñetazo encima de la mesa, es un golpe de efecto ante lo que está sucediendo y lo que está pasando: infinidad de compañeros por ejemplo desde Madrid se han ido a Latinoamérica a buscarse la vida, en Madrid la situación cultural está como está, el cine prácticamente inexistente, la televisión ha bajado muchísimo tanto su nivel de producciones como el volumen económico que movía. Es muy difícil mantenerse trabajando ahora en televisión y el teatro con el 21% de IVA ya sabemos como está ¿no?. Entonces el hecho de retomarla es como dar el golpe de efecto en la mesa, es como esa última bocanada de aire que toma el pez justo cuando se está quedando sin agua en una charca. Es o salgo de aquí y sale algo bueno o a lo mejor con 46 años tengo que empezar a dedicar mi vida a otra cosa. Entonces bueno, hemos presentado y planteado estos dos espectáculos, tanto ‘El Encuentro’ como ‘el Profeta Loco’ que está teniendo un éxito tremendo por toda Andalucía y entrará pronto aquí en Madrid, que es un monólogo que hago de Jesucristo dos mil años después se baja de la cruz diciendo: Ya está bien ¿no? dejadme en paz.Es eso, un golpe de efecto como para decir: Somos gente de la cultura, somos gente de teatro, amamos profundamente nuestra profesión, creemos que tenemos muchísimas cosas que decir todavía y nos estáis matando. Entonces es una forma de decir que seguimos aquí, que seguimos vivos y que tenemos mucho que decir.

¿Has sentido con todos estos impedimentos que no paran de salir, que quizás hay que dejar el mundo de la interpretación?

Nunca. Yo si te soy sincero de siempre me he considerado una persona de trinchera. Yo vengo de una escalafón social bastante bajo, de familia de jornaleros en un pueblecito de la Sierra Sur de Sevilla, Los Corrales, y mi primera trabajo en mi vida fue coger algodones. Yo vengo de una circunstancias duras, no soy una persona que se rinda fácilmente, soy bastante optimista. ¿Quien dijo miedo? El no siempre lo tenemos por delante, y el No sobre todo nos lo ponemos nosotros mismos. Los sueños no pueden ser sólo sueños, los sueños hay que perseguirlos y si te decides a perseguir los sueños, tarde o temprano los alcanzas. Entonces a mi todo lo que está sucediendo ahora mismo con estos dos espectáculos hace que me de fuerza, hace que en vez de ir mirando por la calles de Madrid como hacía hace un año  mirando a ver si encontraba mi autoestima, mi autoestima esté ahora muy bien colocado. Así que ¿rendirse? Nunca.

¿Cómo se eligen las producciones de Avanti?

Son producciones propias. El ideólogo de los espectáculos soy yo. Yo defino la idea y a partir de ahí busco el equipo correcto para abordar cada uno de los planteamientos. Somos un equipo cómplice, vamos con un mismo discurso y hacemos una reflexión muy similar cada uno de nosotros y estamos en una sintonía maravillosa.

Podrías recomendarnos:

Un Libro: ‘Tokio Blues’ de Murakami o cualquiera de Saramago.
Un disco: Toni Zenet
Una película: La Huella
Una obra de teatro: ‘Ratones y Hombres’. Ha sido una de las experiencias más maravillosas que he tenido nunca. Para mí será algo inolvidables.

Muchísimas gracias a todo el equipo que ha hecho posible esta entrevista y mil gracias de corazón a Eduardo Velasco por regalarme esta conversación tan cómoda y llena de tanto aprendizaje.

Añade tu comentario