Crítica teatral: ‘El último santo’ de Manu Sánchez

El humorista andaluz consigue que un FIBES a rebosar ría sin parar durante todo el fin de semana

ultimosanto

Este fin de semana algo histórico ha pasado en Sevilla, más concretamente en FIBES, y es que Manu Sánchez, uno de los artistas más polivalentes y reconocidos del panorama actual ha hecho el doblete de dobletes. Y ¿Qué es eso? os preguntaréis muchos… Pues bien, el humorista andaluz ha realizado la ardua tarea de representar dos espectáculos distintos dos días seguidos con doble función. Impresiona eh! Yo tuve el gran honor de acudir a uno de ellos y solo puedo decir: Gracias Manu por compartir tu talento.

Os confieso que sigo a este artista desde casi sus inicios podría decir y he tenido la gran suerte de poder ir viendo como ha ido evolucionando en sus diferentes facetas a lo largo de los años. Todavía recuerdo su monólogo sobre el miedo que retransmitió TVE una nochevieja y en donde él todavía no llevaba ni siquiera barba. Yo lo enseñaba sin parar a mis familiares madrileños quienes todavía no le conocían. Hoy, Manu Sánchez es un artista polivalente que no solo hace reír con sus espectáculos, sino que también produce, presenta y escribe. Ejemplo de multidisplicina y reconocido en todo el panorama nacional.

Ahora, tras el éxito que obtuvo ‘Mi reino por un puchero’ que fue estrenada en el 2013 como la primera apuesta teatral de la productora ’16 Escalones’ y que estuvo de gira por numerosas ciudades españolas, recogiendo grandes críticas, Manu Sánchez ha vuelto a subirse a los escenarios con ‘El último santo’, un espectáculo muy recomendable que empezó el año arrasando en Córdoba y que ha hecho lo mismo este fin de semana en la capital hispalense.

El domingo el Palacio de Congresos tuvo lleno absoluto, y por él circularon algunos rostros populares del panorama andaluz como Modesto Barragán o José Manuel Soto, y espectadores de todos los géneros y edades. Todos ellos para disfrutar de ‘El último santo’ que cerraba el doblete de dobletes con un público en pie que agradecía entre aplausos y ovaciones el talento humorístico del querido artista sevillano.

‘El último santo’ mantiene el sello de Manu Sánchez que tantas alegrías le ha dado a él y con el que tanto nos hace disfrutar al resto. Un humor cotidiano e inteligente que entre anécdotas y exageraciones completan 2 horas de función que pasan volando y en donde cualquiera de los asistentes puede sentirse identificado con algunas de ellas. Y ahí, creo que es donde reside el don de Manu, hacer de algo normal y habitual, algo divertido y simbólico. Él sabe que decir y cómo hacerlo para que riamos, pero también para que pensemos. No es un humor de usar y tirar, es un humor especial y que sabe llegar en muchas ocasiones a ese rinconcito más emocional. Pero, en contrapunto, con este espectáculo, el intérprete también saca su lado más gamberro y en pequeñas ocasiones, “no apto para todos los públicos”. Un show lleno de equilibrio y ritmo, que no decae, que mantiene una dinámica que divierte y que consigue que no bajen los ánimos, que esperemos el siguiente gag con ganas y que sumando algún que otro número musical, dejan al descubierto, el talento de Manu Sánchez para el humor y el espectáculo.

Y es que el domingo lloré, pero lloré de la risa. Durante 120 minutos me olvidé del mundo de fuera y de los problemas. Durante 2 horas reí sin parar en compañía de miles de personas que convertían su felicidad en la banda sonora de FIBES gracias al humor de Manu Sánchez y de este espectáculo. Risas y aplausos. Felicidad. No había nada más. Todos disfrutando gracias al talento de una persona que estaba sola en el escenario, que no paró ni descansó ni necesitaba de apoyos visuales. Él solo fue capaz de levantar a un auditorio al completo que entre aplausos ovacionó al artista pidiendo más risas. Algo grande que no todo el mundo es capaz de conseguir.

Así que por favor, si Manu Sánchez va a vuestra ciudad, no lo dudéis, todos vuestros males desaparecerán durante al menos 120 minutos y saldréis del auditorio con ganas de reír y de disfrutar de la vida. Todos saldréis siendo sus fans y pidiendo que tanto él como ’16 escalones’ nos sigan regalando trabajos tan necesarios como este

Gracias Manu. Gracias ’16 escalones’. Quiero más, por favor.

Añade tu comentario