Crítica de la obra de teatro: ‘Lluvia Constante’

Que el tándem Peris Mencheta-Álamo no se acabe con esta obra

lluvia_constante_1

Hay obras teatrales  que permanecen en un tu memoria por el resto de tu vida, y ese es el caso de ‘Lluvia Constante’ uno de los mayores éxitos de esta temporada, que cuenta con Sergio Peris Mencheta y Roberto Álamo como pareja protagonista y que yo tuve la suerte de disfrutar ayer.

Viernes 4 de Diciembre de 2014, último día de ‘Lluvia constante’ en Sevilla. Tras varios meses esperando para poder ver la obra ya fuese en los Teatros del Canal de Madrid o en las posteriores ciudades que han visitado, yo hoy tengo mis entradas para ver la obra y es que hay personas maravillosas que te hacen preciosos regalos.

Llego antes al teatro porque he quedado con Sergio Peris Mencheta para una entrevista que teníamos pendiente (muy pronto la podréis oír). Tras nuestra pequeña conversación,  esas que te gustaría que durasen horas y horas, terminamos y recojo mis entradas. Más tarde me coloco en mi sitio y poco a poco el teatro empieza a llenarse hasta que no queda una butaca vacía. Por fin suena: “Señoras y señores, el espectáculo va a dar comienzo…” En ese momento las luces se apagan, el telón empieza a subirse y mi estómago se prepara para lo que viene. Tengo muy buenas sensaciones con esta obra.

Sergio Peris Mencheta y Roberto Álamo salen a escena y ‘Lluvia constante’ comienza. La magia del teatro y el talento de estos dos actores se palpan desde el principio. Yo poco quiero contaros sobre la obra y sobre sus momentos concretos. Eso es algo que debéis sentir vosotros desde el principio, creo que hay que ir a ciegas a verla y sin construcciones previas en la cabeza.

Si me pongo a analizar debería quedarme con prácticamente cada momento de la obra. Y es que, creo que cuando una pieza te envuelve hasta sentirte que estás sola en el teatro y que esos actores están representando sólo para ti… eso es magia, eso es teatro y eso es gracias a esos actores que transmiten, que te enganchan… Algo que me pasó ayer continuamente. Anoche, me sentí sola en el patio de butacas, lo pasé mal, estaba preocupada, y esos momentos sólo lo rompían ciertos momentos que te devolvían al mundo real.

Roberto Álamo es un actor que hay que disfrutar en el teatro, que hay que sentirlo en directo. Su fuerza y su amor por este arte se palpan desde que pisa el escenario y las luces se encienden. Siempre diré que para mi con ‘Urtain’ hubo un antes y un después en mi vida, y eso en parte es gracias a él. Ahí me enganchó y me enamoré de su actuación. Ayer, con ‘Lluvia constante’, lo consiguió de nuevo. Logró tanto que empatizase con su personaje en ciertos momentos como que en otros le temiese tanto como al peor de los enemigos. Sus monólogos merecerían un artículo aparte.

Por otro lado, estaba Sergio Peris Mencheta y lo reconozco, soy fiel seguidora de su trabajo dentro de Barco Pirata y de sus labores como director, pero todavía no había tenido la suerte de poder disfrutarle en directo, sólo a través de una pantalla. Quería verle, y no sólo sobre las tablas de un teatro, sino también en un rol al que no estamos acostumbrados a verle, en un papel quizás más manso o más “tranquilo” al habitual. Y qué esperáis que os diga? pues que sí, que también lo consiguió. Anoche demostró que es un actor con mayúsculas y que sin él el teatro hoy en día sería muy diferente. Da igual si es como director o como actor, y tampoco importa el rol al que de vida. Ayer por ejemplo era el encargado de aportar la calma que necesitaba la función.

Como las comparaciones son odiosas diré que ‘Lluvia constante’ no puede compararse a nada. Cada obra es un mundo diferente, cada actor que se sube a un escenario y se pone delante de un público merece el máximo de los respetos y yo personalmente recuerdo cada obra a la que acudo, eso quiero que quede claro. Pero ‘Lluvia constante’ para mi es algo diferente, y es que da igual si la comparan con series actuales o con películas por ese toque cinematográfico que envuelve la función. Esta obra hay que verla y hay que disfrutarla con estos dos actores, bajo la batuta de David Serrano y con ese equipo técnico que nos trasladan sin problema alguno a los diferentes escenarios en lo que transcurre la historia y para los que sólo hace faltan unas luces y 4 sillas, una mesa y numerosas botellas de agua.

Sergio Peris Mencheta y Roberto Álamo son diferentes pero complementarios, son dos actores que regalan una obra NECESARIA  para todos los amantes del teatro, y para aquellos que no sois amantes de este arte, estoy convencida de que con esta obra, vuestra visión cambiará para siempre. Una obra que te envuelve durante 1h y 40minutos, en donde no mirarás ni un segundo el reloj.

No sé si se convertirá en un clásico somo se ha dicho en alguna ocasión, pero si sé que ‘Lluvia constante’ ya forma parte de esas obras que siempre permanecerán en mi memoria y estoy segura, de que la gran parte del público que anoche no paró de aplaudir de pie al finalizar la obra, también la recordarán. Dos actores que durante numerosos minutos fueron ovacionados al finalizar la función, dos intérpretes que con los ojos iluminados agradecían el cariño recibido por un público que acabó la obra exhausto y con el corazón en un puño gracias a su talento, a su pasión y sus brillantes monólogos.

Una respuesta

  1. Bdb 16 enero, 2016

Añade tu comentario