La Apoteosis Necia

apoteosis

Berto Romero ha vuelto a subirse a las tablas de un escenario, y eso que hace poco menos de un mes que se bajó de ellas tras la finalización de la gira del espectáculo “Terrat Pack”.

Pero en esta ocasión lo hace sólo, sin la compañía de sus amigos de “El Terrat”. Esta vez el sólo deleita a sus seguidores con un monólogo lleno de humor inteligente. Algo que ya sabemos que se le da de maravilla. Su nuevo espectáculo se titula “La apoteosis necia” y “En el Patio de Butacas” tuvo la suerte de ser invitado a su presentación en Madrid el pasado 8 de marzo.

Os aviso antes de dejaros con la crónica, que esta es una entrada muy especial, y es que gracias a vosotros, el blog está creciendo y ahora contamos con un nuevo redactor en nuestras filas. Así que desde aquí agradecemos su incorporación y esperamos que siga participando con nosotros por mucho mucho tiempo. Animarle a que siga por favor.

Mis expectativas antes de empezar la obra eran moderadas ya que por un lado no sabía nada sobre el argumento y por otro, al saber que la obra era practicamente un monólogo, siempre hay un poco de miedo porque pueda haber bajones de ritmo. A pesar de eso ya sabía que Berto es gracioso de forma innata por lo que le había visto en Buenafuente y en la serie web de zombies que creó e interpretó él mismo, la cual no tiene desperdicio y os la aconsejo si no la habéis visto todavía.

La obra empezó con Berto y un guitarrista en escena. Éste último iba a acompañar a Berto durante prácticamente todo el monólogo y ellos dos serían los únicos en pisar escenario. Durante la hora y media que duró la actuación, el monólogo de Berto fue alternado por canciones que me sorprendieron gratamente ya que, no solo la letra era muy graciosa, sino que éstas estaban muy bien compuestas. Me recordaron a Flight of the Conchords a veces (otra gran serie).

Sobre el monólogo en sí destacar la soltura de Berto para desenvolverse encima del escenario y el descaro que tiene con algunos chistes en los que no tiene ningún tipo de miramiento hacia nadie, ni siquiera hacia mismo.

Cómo cosas a reprochar quizá la falta de un hilo argumental un poco más claro para captar la atención del espectador. Si bien al principio parecía que la obra iba a tratar sobre distintas etapas de su vida de forma cronológica, finalmente esta idea se va haciendo difusa y, a pesar de la calidad de los chistes, es fácil que se te vaya el santo al cielo.

Para los que queráis saber más sobre Berto Romero aquí os dejamos su web www.berto.tv

Añade tu comentario