“Amanece que no es poco”, humor absurdo e inteligente

amanecequenoespoco8905

Esta semana en el Patio de Butacas estrenamos una nueva sección. Cada martes a partir de hoy hablaremos sobre un clásico de nuestro cine. Porque el éxito del que goza actualmente el cine español no es fruto de la casualidad, sino que todo esto viene cimentado por el trabajo de grandes actores y directores que han dejado en la historia de nuestro país clásicos inolvidables. Paco Rabal, Alfredo Landa, Fernando Fernán Gómez, Tony Leblanc, Luis Buñuel, Luis García Berlanga… y un sinfín de profesionales gracias a los cuales, con su trabajo consiguieron que el cine español creciera como lo ha hecho hoy, además de regalarnos esos clásicos intemporales por los que siempre serán recordados.

La película de la que vamos a hablar hoy lleva varios meses persiguiéndome de manera muy sutil, aunque sin descanso. Primeramente una amiga me la recomendó y me incitó a que me la comprara, no sin antes avisarme que era una película con un sentido del humor muy especial. Poco a poco fui recibiendo mensajes subliminales por la prensa, por internet y en algunas encuestas, incluso la colocaban como la mejor película española de todos los tiempos. Finalmente llegó en el día en que ya decidí que tenia que verla sí o sí.Un día cuando tuve el placer de entrevistar a la Shica en la presentación de su nuevo espectáculo y le pedí que nos recomendáse una película. Sin pensárselo dos veces me dijo Amanece que no es poco, que era buenísima y que no paraba de reírse. Así que busqué el momento y este fin de semana llegó la hora, apagué las luces, coloque el DVD y le di al PLAY…

La película nos sitúa en un pueblo rural de la sierra de Albacete donde la razón y la cordura es para el que la encuentre. Allí nada es lo que parece y todo lo es a su manera. Para aquel que no la haya visto no comentaré nada en especial de la película porque, personalmente yo disfruté como un enano con las sorpresas que iba encontrando a través de el largometraje. Cada personaje es un mundo en si mismo los cuales mezclan las situaciones más absurdas con los diálogos más profundos, todo esto sin perder su fondo de verdad y la naturalidad que esconde todo ese surrealismo.

Aunque la historia que nos narra sea una locura, la verdad es que la actuación de todo el elenco que participa en ella esta de diez. Por un lado tenemos a Antonio Resines (Los Serrano) que da vida a un ingeniero que vuelve de Estados Unidos junto con su padre Jimmy, a quien interpreta el gran Luis Ciges (El milagro de P. Tinto). Junto a ellos tenemos a José Sazatornil (Todos a la cárcel), Pastora Vega (Demasiado corazón), Manuel Alexandre (Atraco a las 3) y una larga lista de actores y actrices de lo más grande que ha dado nuestro cine.

Todo esto se lo debemos al director del film José Luis Cuerda, que tras varios cortometrajes y debutar en el mundo del largometraje con la comedia Pares y Nones, el director manchego se embarcó en el que para muchos fue la trilogía de lo absurdo, compuesta por El bosque animado en 1987 , un año después llegaría Amanece que no es poco, película con la que se dio a conocer por el público en general, y finalizó en 1995 con Así en el cielo como en la tierra. Otros de sus éxitos más notables han sido La lengua de las mariposas con la que fue candidato al Goya como Mejor Director, y Los Girasoles Ciegos con la que consiguió el Goya al Mejor Guión Adaptado junto a Rafael Azcona.

Amanece que no es poco se ha convertido en una película de culto basada en la vida de campo, donde podemos encontrar algunos habitantes reales de la región que participan activamente en el film aportando naturalidad y realismo. Todo el realismo que se puede esperar en un pueblo donde encontraremos innumerables sinsentidos  y sobre todo risas, muchas risas.

Añade tu comentario