22 Edición Premios Forqué: La Alfombra Roja

"2 horas de Photocall en donde tuve la gran suerte de poder conversar con algunos de los profesionales más importantes de nuestro país"

LosUltimos_Forqué_prensa

Anoche tuvo lugar la 22 Edición de los Premios Cinematográficos José María Forqué y por primera vez salieron de la capital española para instalarse en el Teatro de la Maestranza de Sevilla y proclamar a ‘Tarde para la ira’ de Raúl Arévalo como la triunfadora de la noche. Yo estuve presente y hoy es el turno de contar mi experiencia más personal durante las horas previas a la gala. 

LA ALFOMBRA ROJA

Empezaré con una confesión: No soy muy fan de las Alfombras Rojas. Amo el cine y el teatro, pero a mi me gusta descubrir a sus profesionales primero mediante sus trabajos, y posteriormente, si mi suerte aumenta y surge la oportunidad, mediante esas conversaciones que me regalan y gracias a las cuales puedo descubrir a las personas que hay detrás de las estrellas, esas que me cuentan historias de rodajes, que me enseñan técnicas de la profesión, que me confiesan sus miedos, sus pasiones, sus manías… Esas personas de las que tanto aprendo y que me hacen amar aún más este mundo y querer escribir sobre él. Dicho esto, siempre, estos eventos me regalan momentos mágicos y me descubren nuevas personas maravillosas o me reencuentran con otras ya habituales en mi vida.

Las 19:00h era la hora citada para los medios, así que allí estaba yo esperando para recoger mi acreditación y ocupar mi lugar en el Photocall. El presentador de la gala, mi querido y admirado Carlos Latre fue el primero en aparecer. Siempre es bonito reencontrarme con él y tras un emotivo saludo me transmite su felicidad por ser el presentador de esta gala: “Estoy muy contento por acercarme al mundo del cine al que tanto admiro. Poder estar ahí encima dando paso a todos los premios me hace muy feliz”. Abierto a la improvisación, confiesa su admiración por Rosa María Sardá y pide que Dani Rovira siga haciéndolo tan bien como hasta ahora. Se despide feliz y yo también por volver a verle. Él es un claro ejemplo de personas maravillosas que aparecieron en mi vida gracias a esta web.

Poco a poco empiezan a aparecer el resto de los invitados. Imanol Arias admite su devoción por el documental ‘La historia de Jan’: “Es una historia de amor y de superación increíble. Está hecha desde un lado muy curioso, sin la pretensión de ser un producto final y es como una indiscreción amorosa. Me pareció muy interesante”. También habla de la película que tiene pendiente de estreno con Netflix ‘Despido improcedente’  y anuncia que en Abril se marchará a Marruecos para una producción internacional en donde compartirá cartel con Rodolfo Sancho y Marisa Paredes.

Ingrid García Jonsson a quien hemos podido ver recientemente en el cine gracias a sus papeles cintas como ‘Toro’ y ‘Gernika’, muy amablemente vuelve a la zona de prensa para atenderme y confesarme entre tiritones (el frío es un invitado más), su amor por ‘El Olivo’ y por el trabajo de las mujeres y la gente joven en esta profesión: “Estoy apoyando a los que estamos empezando porque lo tenemos que petar”. Sus favoritos por lo tanto son Anna Castillo y Álex Monner. Además, hablamos sobre sus próximos proyectos y me avanza el estreno de su nueva película ‘En zona Hostil’ para marzo y ‘Ana de día’ para finales de año.

A Elena Furiase le puede el frío por lo que es más fugaz que sus compañeros de profesión, y tampoco se moja. Alfonso Bassave, quien entregaba premio a Mejor Cortometraje habla sobre su breve experiencia en ‘Que Dios nos perdone’ de su gran amigo Rodrigo Sorogoyen:“Es sorprendente el criterio cinematográfico que tiene Rodrigo a pesar de su edad” y termina recalcando:“Es una peli muy sólida, muy seria y muy adulta para un tío tan joven”.

Hablo con los organizadores y pregunto si puede volver Bernardo Moll Otto responsable de ‘La Historia de Jan’ que optaba a Mejor Documental y quien me narra la necesidad creativa que le invadió cuando nació Jan y cómo tras 6 años salió este proyecto precioso que pretende ayudar a más gente.

Llega casi sin darme cuenta Óscar Jaenada, a quien miro atenta y en silencio. Escuchó las conversaciones que tiene con mis compañeros, siempre aprendo mucho de sus declaraciones, no quiero preguntar, solo que él no pare de hablar. Además, avisa que este año estrenará numerosos proyectos, uno en Marzo en Londres y luego, otro en Los Ángeles con Amy Schumer, por ejemplo. Y reconoce que le gustaría trabajar más en España, aunque en breve tendremos la suerte de verle en ‘Oro’ de Agustín Díaz Yanes. Para acabar, agradece el cariño que ha recibido por ‘Cantinflas’ siendo una de las cintas más vistas en México y Latinoamerica, pero se nota en él la confusión y pena por las dificultades con la que se ha encontrado en nuestro país, algo que todavía muchos seguimos sin entender

Una de las parejas más bellas y agradables de la noche fueron la formada por Beatriz Luengo y Yotuel Romero. El actor y cantante cubano, es uno de los protagonistas de la cinta nominada ‘El acompañante’ y confiesa su dificultad de entrar en ‘Horacio’, pero entre risa demuestra su pasión por interpretar a personajes guerreros y enfrentarse a retos: “Le tengo mucho respeto al cine. Intento coger personajes que sepa que voy a poder representarlos a la altura, sino no los cojo”

Un momento épico de la noche fue tener a pocos metros de distancia y separados por escasos centímetros a dos de los actores más reconocidos de nuestro país, Eduardo Noriega y José Coronado, este último iba como parte del equipo de ‘El hombre de las mil caras’ y declara: “El gran regalo del 2016 fue trabajar con Alberto Rodríguez” y añade: “He aprendido a no esperar a que venga un género o un personaje, lo que venga es lo mejor”. Cine y teatro es lo que sigue llegan y mucho podremos disfrutarle en este 2017. De fondo, hace su aparición Vanesa Martín, y a mi se me van los ojos. Ella es una de las encargadas de poner música a la noche de hoy y como no, también es una de las responsables del éxito musical de ‘La Novia’. Me muevo de mi sitio, voy en su búsqueda para escuchar como me dice:“Hacemos un cine increíble y es necesario que se den galas así para que disfrutemos de nuestra cultura”. Vuelvo con una gran sonrisa a mi posición, espero a que Eduardo Noriega termine de atender al resto de compañeros, y vuelvo con José Coronado quien seguía atendiendo a otros compañeros, así que aprovecho  para que hablemos sobre el proyecto teatral que estrenará en Marzo. Ahora me queda claro porque es uno de los actores más queridos y admirados del cine español.

Me reencuentro con Eduardo Noriega quien reconoce que aunque dirigir la obra de teatro ‘No somos nadie’, fue muy gratificante y enriquecedora, no sabe cuando volverá a dirigir porque lo suyo es actuar. El actor cántabro es un otro ejemplo de saber estar, de educación y de humildad.

Soy incapaz de hablar con Alberto Rodríguez ni con Rodrigo Sorogoyen, ambos director en tiempos diferentes permanecen a ambos lados de mi posición y a los dos los escucho embobada como responden a las preguntas de mis compañeros. Adrián Lastra es de los pocos que se moja y apuesta por ‘Tarde para la ira’. Tras él me reencuentro con Carlos Santos, otra de esas personas estupendas y cariñosas que me encanta ver  y a las que siempre es un placer verles triunfar. Hablamos sobre su papel en ‘El hombre de las mil caras’ de mi admirado director sevillano, quien por cierto sigue a mi lado y a quien yo de vez en cuando miro de reojo con profunda admiración, mientras el actor me puntualiza: “Alberto me hace trabajar con mucha seguridad y confianza y eso te hace dedicarte a tu trabajo, que es intentar hacer lo que el director te pide y olvidarte de los demás. Yo siempre digo que trabajar con él ha sido como trabajar con una red protectora bajo los pies”

María León que sigue rodando la serie ‘Allí abajo’ es otra de las invitadas que peor lo están pasando por el frío, pero a pesar de ello se para a hablar con los compañeros y aunque admira todas las películas, acaba reconociendo que tiene su corazón con ‘Tarde para la ira’ pero echa de menos más comedia entre las nominaciones. Inma Cuesta está cerca, pero yo no doy a basto y pasa por mi lado. Le miro de reojo, pero no me da tiempo. Es una pena. Más tarde, Miguel Ángel Muñoz, Belén López, Miquel Hernández, Vanesa Romero, Verónica Forqué o Macarena Gómez,  se paran también y atienden a los medios.

Pablo Rivero, me espera y se acerca. Le tengo un especial cariño a este actor y ahora, tras conversar con él, me reafirma lo que ya pensaba, es un actor inteligente, cercano y amable. Un cinéfilo a tener en cuenta (no perderos su Instagram) y quien cuenta con numerosos proyectos para este año, como la cinta ‘Paella Today’, su vuelta a ‘Cuéntame’ y otro proyecto pendiente de estreno. (Todos os lo detallaré próximamente en una entrevista más ampliada).

Natalia de Molina pide seguir trabajando y hacerlo a través de personajes femeninos con carácter. Ella es otra de esas actrices que brillan con luz propia, a las que se les admira no solo por su increíble talento interpretativo, (si todavía no habéis visto ‘Techo y Comida’, no dejéis pasar la oportunidad) si no por su humildad y cordura. No puede evitar despistarse ante la imponente presencia de Paz Vega y me pide entre risas hacer teatro aunque reconoce la dificultad de poder volver al escenario ahora mismo ante tanto proyecto.

Al fondo, el equipo de ‘Los últimos de Filipinas’ hace su entrada a la Alfombra roja, llega el director Salvador Calvo acompañado de dos de sus protagonistas, Ricardo Gómez y Álvaro Cervantes. Se han hecho esperar pero por fin llegan y comienzan a atender a todos los medios. Cuando llegan a nuestra zona, me encuentro dividida entre el director y el joven actor catalán, quienes atienden simultáneamente a mis compañeros más cercanos. Finalmente, Álvaro se acerca y hablamos de sus posibles proyectos y sobre su alabado trabajo en la cinta. Yo personalmente pido más reconocimiento por parte de los académicos y él, muy amablemente me responde: “Me quedo con que la gente le haya gustado y que la profesión y los compañeros me digan que les ha emocionado y que voy por buen camino”. 

Aquí hago un punto y aparte porque llega Ricardo Gómez, nominado al Premio Goya a Mejor Actor Revelación por la ópera prima de Salvador Calvo y a quien no tenía la suerte de conocer todavía. El reconocido intérprete me regaló una bonita entrevista sobre ‘La Cocina’, su último trabajo teatral pero que me reservo para publicarla en exclusiva próximamente. Un actor que me regaló una de las conversaciones más bonitas de la noche. Alguien a quien descubrí, a quien espero volver a encontrarme en el futuro y otro claro ejemplo, de lo que os contaba al principio de la crónica.

De fondo, llegan en último lugar, el equipo de unas de las películas más alabadas de la noche. Raúl Arévalo llega en compañía de sus protagonistas Antonio de la Torre y Ruth Díaz. ‘Tarde para la ira’ hace su aparición. Veo de fondo a Ruth Díaz, que ganas tenía de encontrarme con ella… Por fin se acerca y me transmite su alegría por reencontrarse con la profesión y el reconocimiento que está teniendo. Un éxito que yo añado que merecía desde hace tiempo. Le pregunto por su faceta como directora pero reconoce que tiene que ocuparse ahora mismo del buen momento que está viviendo como actriz: “Tengo un largo que estoy creando, que está escrito y que siempre estoy ahí con retoques, pero de momento no tengo prisa para sacarlo ya (…) Ahora me está ocurriendo esto y no puedo desatenderlo”

Cuando me despido de ella, llega un momento de esos que no te esperas pero que acaban permaneciendo en tu memoria. Hablo de la llegada de Adriana Ugarte, una de las mejores actrices de su generación, quien no para de trabajar y que ante la pregunta: “Si Almodóvar te volviese a llamar, ¿te lo pensarías?”,  ella, firmemente y con un encanto especial responde: “Por supuesto que no me lo pensaría!!”. Con numerosos proyectos para este nuevo año y con una sonrisa que enamora, añade que vuelve a Perú para grabar una nueva cinta. También, hablamos sobre el teatro y sobre cuanto le gustaría volver a subirse a las tablas. Esta actriz, conquista delante de las cámaras pero también en conversaciones cortas, de tú a tú, en las que se presenta tal cual, sin pretensiones de ningún tipo y en los que te mira a la cara con una mirada que cautiva.

Adriana y Raúl Arévalo, que acaba de llegar, se hacen bromas y aguantan el frío entre tiritones. Mientras el actor y director atiende a los medios anexos a mi, Adriana va y viene ante los compañeros que la siguen reclamando. Ella con una amabilidad y educación digna de alabar, se quita y se pone el abrigo y con una sonrisa de cine, contesta a todas las preguntas que surgen acerca de su trabajo con el director manchego y sigue sonriendo ante las miles de preguntas que se le hacen sobre sus futuros proyectos y la necesidad que tenemos de seguir viéndola trabajar durante este año. Mientras, por otro lado, Raúl, con su cercanía y buen humor de siempre, me confiesa que volverá pronto al teatro como actor y que se encuentra muy agradecido por todo el reconocimiento que está teniendo por parte de crítica y compañeros su ópera prima.

Antonio de la Torre, se ha quedado el último en el photocall y entre risas bromea por ser uno de los actores con más nominaciones en cada Edición de Premios Cinematográficos de nuestro país, además, al igual que Ruth Díaz, alaba la visión cinematográfica que ha demostrado tener su amigo y director debutante con ‘Tarde para la ira’.

Entre las personalidades políticas que pasearon por la Alfombra Roja y que cerraron estas 2 fugaces horas de entrevistas, estuvieron la  Presidenta de la Junta, Susana Díaz y el Alcalde de Sevilla, Juan Espada,s además de por supuesto, el Presidente de EGEA Enrique Cerezo.

Todos ellos, ya han pasado por delante de los medios y han sobrevivido a la noche helada que hizo presencia en la capital andaluza. Esta parte ha terminado, así que yo recojo mi equipo y marcho dentro, la sala de prensa me espera y con ella, la 22 Edición de los Premios Forqué.

Añade tu comentario